La Mansion del terror

SITGES 2014- Crónica diaria (Jueves 9 de Octubre)

Escrito por: Óscar Sueiro [DR. WEST] 12-10-2014

SITGES 2014- Crónica diaria (Jueves 9 de Octubre)
Filth. Aparentemente la típica peli de tío drogadicto pasado de vueltas con un tratamiento noventero, muy juvenil y superficial, pero que esconde un drama muy oscuro que se va desvelando hacia el final del metraje.
Casi toda la primera mitad está planteada como una comedia grosera, y funciona bastante bien aun siendo algo bastate manido, pero el filme gana realmente cuando se pone trascendente. Merece la pena acercarse a él y no fiarse de las apariencias. 6,5

Aux yeux des vivants.
Mucha gente esperará eternamente a que este par de directores repitan la salvajada de A l'interieur, pero ya se desmarcaron de eso con Livide. De todos modos, han vuelto al género puro y de una forma contundente, con un terror muy físico y secuencias gore bastante burras.
Saben lo que hacen, dominan el lenguaje, y aquí han creado una especie de Goonies pero a lo salvaje. El invento funciona bastante bien, está por encima de la media, y aunque no propongan nada nuevo, siempre estaremos encantados de ver este tipo de pelis en el Festival de Sitges. 6

Alleluia.
Fabrice du Welz es ya un director amigo en Sitges. Sus anteriores obras pasaron por aquí con éxito: Calvaire -que me encanta-, y Vinyan -muy opresiva e interesante-, y con ésta que nos ocupa, ha ganado el premio Meliés de oro.
Con la española Lola Dueñas como protagonista, el belga explora las relaciones de pareja enfermizas por celos y dependencia, llevándolas al extremo más oscuro posible.
Fantástica película que consagra a su director como uno de los maestros del género más importantes de nuestros días. 8

Faults.
Quizás podríamos definir Faults como comedia y drama psicológico.
Nuestro protagonista, un perdedor total, encuentra la posibilidad de redimirse manipulando a una chica para que abandone la secta en la que se ha metido.
La guerra psicológica no será fácil de librar. Se irán desvelando secretos, aflorando miedos y desbloqueando traumas. Muy interesante. 6,5

R100

Ya sabemos que Matsumoto está "colgao", por eso vamos a ver sus películas. Con Symbol, nos conquistó del todo y se erigió como maestro del absurdo -con permiso de Dupieux-. Pero en esta ocasión, aunque empieza con fuerza, la película se torna redundante a más no poder, y aunque va teniendo momentos aislados divertidos, termina por cansar un poco.
De todos modos, no dudamos de la genialidad de este hombre y allí estaremos cuando vuelva a estrenar. 5
Volver