La Mansion del terror

12º Muestra SyFy de Cine Fantástico de Madrid- Día 4

Escrito por: Oscar Arias [ATXEIN] 09-03-2015

12º Muestra SyFy de Cine Fantástico de Madrid- Día 4
Ayer finalizó la duodécima Muestra SyFy de cine fantástico de Madrid, y otro año más pudimos disfrutar del cine que más nos gusta en pantalla grande. Aunque la programación de este año no ha sido todo lo interesante que cabría esperar, aparte de echarse en falta cine más diverso. Aunque sobre esto hablaré en la parte final del artículo. Al igual sobre las nuevas menciones de Leticia Dolera hacia un servidor y este medio, las cuales solo puedo agradecerle. Mencionar el nombre del medio en el cine abarrotado es todo un orgullo, gracias Leticia.

La jornada comenzó con la sueca “L.F.O.”, una cinta extraña de ciencia ficción que comienza de forma excesivamente lenta para ir sorprendiendo con el paso de los minutos para así dejarnos un final increíble. Y es que el punto fuerte de esta cinta es su gran guión, el cual está sustentado en más que competentes interpretaciones y un buen trabajo detrás de la cámara. Lástima del ritmo excesivamente pausado, especialmente en el primer tramo de la película.
Además, la hora de su proyección, las 15:30 ayudan bien poco a un título tan espeso, el cual, desde luego, es merecedor de un segundo visionado.

Le siguió “Jamie Mark is dead”, donde ya si contamos con la presencia de nuestra maestra de ceremonias, en la anterior no apareció. Y esta vez lo hizo repartiendo chocolatinas entre la platea, buen momento de masas y que la gente agradeció. Y es que se echa de menos, y mucho, la antigua ya, costumbre de regalar chocolatinas entre pase y pase. Bien por Leticia, y pequeño toque de atención para la organización, que esto también podría salir de ellos y la gente lo agradece enormemente. Lo malo de estos momentos de Leticia, pues lo comentado en estas líneas en otros días, da pié y libertad absoluta a la gente que molesta durante los visionados de las distintas películas. Así es normal tener los habituales gritos “graciosos” que molestan, por no usar otras palabras, a la/s persona/s que quieran disfrutar de la cinta en cuestión.
Y esto justo pasó con esta “Jamie Mark is dead”, la cual, si bien es cierto que es, y van dos en el mismo día, densa, tiene su aquel. Pocas voces escuché hablando bien de este título, y, he de confesar, que no me desagradó. Aunque si le hubiese quitado veinte minutos de duración. Sigo sin entender esta obsesión actual por rodar cine lento, algunos dicen atmosférico, que no arranca. Lo veo demasiado gafapasta, que queréis que os diga. Por otra parte la cinta es tramposa a más no poder, y la historia homosexual es bastante absurda y queda, en demasiados momentos, francamente mal.
Aun así he de reconocer que técnicamente luce de maravilla, con una fotografía, ganadora en Sitges, muy cuidada, y un planteamiento correcto, pero, me repito, excesivamente lento. Y del final mejor no decir nada, que me aburren las trampas en estas cintas indies inteligentes..

La tercera película del día era la, muy esperada por mí, “A girl walks alone home alone at night”, a la cual le precedía el cortometraje “Splintertime”.
Leticia realizó una buena presentación, y mucho más corta que la anterior, donde dió todo, tiempo de más incluido..jajaja Al menos comentó asuntos relativos a la película, los cuales le agradezco enormemente.

Sobre el cortometraje decir que no me supo a nada. Una pseudo locura que se ve contó con presupuesto y poco más. El día era ya demasiado lento como para poder disfrutar de un trabajo de estas características.

Y le tocó el turno a “A girl walks alone home alone at night”, de la directora israelí Ana Lily Amirpour que cuenta con Elijah Wood como productor ejecutivo. Pues bien, he de reconocer que la cinta es bastante buena, pero le sobra metraje y lentitud. Si, y ya van tres de tres este día.
Cierto es que su fotografía en blanco y negro luce bastante bien, aunque no me pareció soberbia ni mucho menos, y cuenta con un guión interesante e intenso. Pero este tipo de cine vampírico ya está visto, y me quedo con títulos como nuestra “Arrebato” o “Let me in”, la original. Y si, que no son iguales, pero son de esos títulos que tratan el vampirismo de forma distinta, los cuales adoro, por cierto, y esta me dejó con ganas de algo más. La lentitud del planteamiento me parece correcta, pero no así su duración, además que las dos películas vistas anteriormente ya ayudaban bien poco.
En definitiva, un titulo interesante que me dejó con ganas de mas.

El largometraje escogido como cierre de la Muestra fue “Under the skin”, el nuevo trabajo de Scarlett Johansson, aunque antes tuviésemos cortometraje y despedida de nuestra maestra de ceremonias Leticia Dolera, la cual volvió a leer palabras de un servidor ante la platea, lo cual, me repito, le agradezco. Y aquí si me explayaré algo más.
Porque señorita Dolera, todos los presentes amamos el fantástico. ¿Cree sino que muchos perderíamos nuestro tiempo escribiendo sobre el mismo? Yo por lo menos no. Y más que amor siento pasión enfermiza por el cine de género y sus variantes, véase literatura, comic, merchan, música (B.S.O.), etc. Por lo que creo que su comentario fue demagogo. Y si, te lo escribo dirigido a ti ya que, como comentase, se que lees estas líneas. Aunque quizá hoy decidas no hacerlo, quién sabe.
Yo hubiese preferido que mencionases este medio por otras cuestiones de las que me he quejado estos días, como el comportamiento de la sala, la programación o las “comodidades” del cine, de las cuales, te lo recuerdo, también te quejaste.
Si a ti te gusta el término la “muestra del amor” yo lo respeto, desde luego, pero, por favor, no seas demagoga, como la calaña política que nos rodea, y uses el fantástico para ello. Ya que creo que ambos somos apasionados al mismo, sino no estaríamos, cada uno, donde estamos.
Y, por supuesto, acepto las críticas, más aún escribiéndolas, pero esta demagogia si me pareció fuera de lugar. La cual, y esto es lo más grave, fue acompañada de una arenga más a los pequeños, muy pequeños, grupos de “aficionados” que gustan de molestar con gritos fuera de lugar. Creo que sería más interesante votar, como tanto te gusta e idea que me parece del todo acertada, si a la gente le gustan estos gritos o no. Quizá muchos de saber el resultado decidiesen no asistir a la Muestra, y lo digo en ambos sentidos.
Yo esos comprotamientos los tengo en mi casa con mis amigos, o en sesiones destinadas para el cachondeo, no en una Muestra de cine repleta de gentes que no conozco y a la cual, solo por educación, debo respetar.

Espero, seguro, vernos el año que viene. Veremos que tono quieres llevar y si quieres repetir lo referente a este asunto. Creo que cine es más importante, e interesante, que esta coña tuya de la “muestra del amor”, pero la respeto, como no. Eso sí, me quedo con el amor y la pasión del fantástico que es la que nos reúne a tod@s los asistentes en la Muestra año tras año, que, afortunadamente, ya van doce.

Retomemos lo referente al cine, que es de lo que se trata. La sesión comenzó con el cortometraje “Ghost train”. Bien rodado, interesante idea original, y un acabado muy limpio y acertado. Un trabajo del todo recomendado del cual hubiese estado bien que se nos presentase, o que se nos contase algo, desde luego lo merecía.

Y le tocó el turno a “Under the skin”. El último trabajo de Jonathan Glazer cuyo mayor aliciente es disfrutar de Scarlett Johansson en paños menores, pues vaya tu. Para eso ya tengo internet.
Porque la cinta me pareció lenta y aburrida. No pude con ella. Sé que a muchos sorprenderá, y a otros molestará, pero me parece cine indie cultureta que no aporta nada. No entiendo del porque de estirar planos, rodar secuencias ultra lentas, y mostrar sin mostrar nada. Además que la película tendrá poco mas de 400 frases de diálogos, lo cual no es malo, pero con ese tempo es de difícil digestión. Más aun después de las tres películas visas anteriormente.

Y ahora comentarios/ opiniones sobre esta duodécima Muestra.

Lo primero es hablar de la pobre programación. Muy plana y con total falta de gore, terror o ciencia ficción, al más puro estilo, si “Chappie” podría valer... Y es que ha habido mucho cine de autor, mucha lentitud, y demasiado cine indie, el cual no creo que sea representativo de la Muestra. Y es que, algo por todos comentado, ha faltado cine divertido y violento. Ha faltado sangre, porque no ha habido prácticamente nada, y ha faltado más cine puramente de género. Entiendo que la programación sea un refrito de ganadoras de Sitges o la Semana de cine de San Sebastián, pero se podría tener más catálogo que no solo ganadoras.

Sigo pensando que el cine debería hacer mejoras en sus instalaciones, y eso que ya realizó varias hace, relativamente, poco tiempo. Pero lo referente a los ruidos del exterior, la falta de hall, y lo complicado que es a veces ver los subtítulos en la Muestra no es algo que hable bien del cine. Y un punto a favor al uso de la robótica como decorado del interior de la sala.

La puntualidad de las sesiones deja, como siempre, mucho que desear. Y a este elemento se une el poco tiempo que se dispone entre proyección y proyección. Todos los años lo digo, y este, desgraciadamente, no ha sido menos. Porque puedo llegar a entender que no haya entradas numeradas, aunque me cueste, pero no disponer de unos minutos para poder ir a comprar algo de comer sin ir con la lengua fuera o acabar entrando el último y acabar en un mal sitio no es del agrado de nadie.

Y sí, estoy totalmente contra de los gritos durante las proyecciones. Creo que Leticia Dolera podría tomar cartas en el asunto, como lo hace con otras cuestiones. A no, que encima los arenga.. creo que es un error. Aunque si es lo que la Muestra quiere pues adelante. A mí me da pena, porque se conseguirá que muchos dejemos de asistir. Algo que, insisto, espero no pase jamás.

Y pros, pues hay decenas. Obvio que tenemos que pedir mejoras, pero la gran alegría es poder disfrutar, un año más, de esta Muestra. La verdad es que con todos sus peros me encanta y la sigo año tras año. Y es una, excepcional, manera de ver cada año a otros aficionados a los que no les ves durante el resto del año. Poder hablar del cine que tanto nos apasiona, ver carteles de algo tuyo, porque la Muestra es algo de tod@s, por las calles llena de orgullo, friki para algunos, orgullo sin más para otros. Amo, sin contemplaciones, el género, y esta Muestra me da un fin de semana al año en mi ciudad de puro cine.

Y, cómo no, agradecer a los responsables otro año de Muestra, y, insisto, a Leticia Dolera por mencionar a este medio, aunque sea como algo negativo y enfrentado, pero una mención siempre es bienvenida. Y por esto te doy las gracias Leticia, de corazón. Que una cosa es tener opiniones distintas y otra es no respetarlas.

Y sin más se despide un apasionado del género.

Nos vemos, ¡seguro!, en la Muestra del año que viene. Por cierto, la trigésima, con ese número espero que la programación esté a la altura. Sí, soy fan incondicional de “Viernes 13”..jajaja
Volver