La Mansion del terror

Largometrajes

La gran muralla (2016)

The Great Wall

SINOPSIS

China, siglo XV. Un mercenario inglés (Matt Damon) y otro español (Pedro Pascal) son testigos del misterio que rodea a la construcción de la Gran Muralla China; ambos descubrirán que no se construyó para mantener alejados a los mongoles, sino para algo más peligroso: la mítica muralla ha sido edificada para detener la llegada de monstruos devoradores de carne humana.

COMENTARIO

Oscar Arias (ATXEIN) 20-02-2017

58/100

“Epopeya oriental con historia estadounidense que está lastrada por un estilo demasiado mainstreem”


Cada nuevo trabajo del director chino Zhang Yimou es motivo de satisfacción para cualquier aficionado al cine que se precie. Más aún sabiendo que retoma el cine épico, donde ya nos deleitó con la magnífica “Hero” allá por el año 2002, una de mis cintas favoritas de este género, por cierto. Y, además, esta “La gran muralla” que nos ocupa lo era por, todavía, mas motivos. Y es que se trata de una co-producción chino- estadounidense, donde Legendary toma las riendas del proyecto más caro de la historia del cine chino, 150 millones de dólares, ahí es nada. Y donde se decide que el protagonismo recaiga en Matt Damon, estrella de Hollywood, lo cual provocó gran revuelo dentro de la crítica china, ya que el guión e historia no vuelven a mostrarnos a un occidental “salvando” al mundo oriental.

Y es que este puede que sea el gran lastre de esta mega producción. Su guión. Un guión realizado entre Tony Gilroy, responsable de la saga Bourne, y Carlo Bernard y Doug Miro, que participaron en el libreo de “Prince of Persia” y la reciente serie “Narcos. Pero todo basado en una historia ideada entre Max Brooks, “Guerra Mundial Z”, Marshall Herskovitz, “El último Samurái” y Edward Zwick, director de la citada película de samuráis, y que fue el elegido, en primera instancia, para dirigir este proyecto, contando, a su vez, con Henry Cavill para protagonizarlo. Algo que finalmente se desestimó.

Así, conociendo estos datos y habiendo visionado la cinta, nos resulta más fácil, todavía, ver, y encontrar, la inmensa cantidad de similitudes con los títulos citados. Y, lamentablemente, en gran medida es para mal. Porque el libreto guarda una serie de conversaciones y decisiones argumentales que nos acaban dejando al enésimo “héroe” occidental que viaja a oriente, sin saberse muy bien por qué y para qué, y acabará salvándolo. Por lo que entiendo, totalmente, a la crítica oriental. Más allá que el rigor histórico sea del todo inexistente, no sé porqué en las sinopsis de algunos medios se menta a los Mongoles, si nadie lo hace en todo el metraje.

Por lo que nos queda esperar a disfrutar de las grandezas visuales a las que nos tiene acostumbrados Zhang Yimou. Pero en este aspecto le encontramos demasiado abocado al estilo de Hollywood, el cual le quita toda la magia que ya nos mostró en pasados trabajos. Así si bien cuenta con un gran diseño de producción, el exceso de efectos digitales resulta demasiado protagonista. Algo que el bueno de Yimou siempre mezcló de forma soberbia. Pero en esta ocasión se le nota atenazado por un guión planísimo y mil veces visto, y unas “obligaciones” de producción que supeditan su inmensa imaginación y cualidades técnicas.

Porque salvo la primera, y única por cierto, batalla en la “Gran muralla”, no tenemos un despliegue visual digno del director. Por cierto, que alguien me explique porque solo vemos una batalla de esta índole, cuando en el tráiler se nos promete mucho, muchísimo, más. Estas cosas me exasperan, la verdad.
Más aún cuando Yimou nos presenta, nada mas llegara a la “Gran Muralla”, a las clases distintas de soldados con el colorido habitual en su cine. Elemento este que nos hace albergar inmensas esperanzas sobre las batallas. Pero, insisto, siendo la primera, y realmente única, batalla de la “Gran muralla”, la cual es muy potente, me dejó con ganas de mas, demasiado mas.
Cierto que Yimou sabe usar los planos digitales de las flechas de forma magnífica, y que el uso de los picados vertiginosos o los travelling sin casi fin hacen auténticas maravillas, pero el resultado final no llega a lo esperado. Esto pasa cuando un director ya ha mostrado sus, tremendas, capacidades, y de repente nos muestra algo, demasiado, inferior.

Quizá haya sido todo debido al intento de incursionarse en el cine mainstream de Hollywood, pero, realmente, este que nos ocupa no es, ni de lejos, uno de los grandes trabajos del director.

No puedo, ni debo, olvidarme de los monstruos. Los cuales van ganando protagonismo paulatinamente, y quienes, de nuevo en esta producción, nos resultan demasiado conocidos y reconocibles. Vamos, que el tema de la Reina es un clásico de “Alien”, por poner un ejemplo, y que las hordas nos recuerdan, en exceso, a los planos digitales de batallas vistos en la reciente “Warcraft” o la saga de “El señor de los anillos”, sin ir más lejos. Además cuando se nos muestran los monstruos todo es demasiado oscuro. Tonos saturados y ocres que dejan, al menos a un servidor, disfrutar poco de los monstruos y su diseño. El cual, por otra parte y visto lo que pude ver, no son en muy originales, y nos recuerdan a la enésima mezcla de infinidad de monstruos del cine más moderno de ciencia ficción.

Por otra parte la decisión de rodar esta cinta en 3D creo que se debe más por una obligación comercial que a otra cosa. Ya que la gran mayoría de cintas de este tipo, llamémoslas fantasías épicas, ya quedó atrás el soberbio Wuxia y Swordsplay del autor, se ruedan con la citada multicámara. Decisión que es vistosa, pero cada vez me resulta más innecesaria. No acaba de aportar nada al visionado, o quizá es que a mí este 3D no me acaba de enganchar. Más allá de estar algo cansado de los planos trampa de este tipo de rodajes. En los cuales “nos tiran” a la pantalla diversos artilugios para nuestra sorpresa. Y, muy señores míos, esto ya empieza a estar demasiado visto.

Igualmente la fotografía deja que desear. El cine de Yimou siempre se ha caracterizado por tener una imagen magnífica, muy cuidada y perfilando cada momento exacto del metraje. Pero en esta “Gran muralla”, no creo que se consiguiese la imagen perfecta. Así los tonos ocres acaban predominando en demasía, y las batallas están faltas del colorido habitual del autor. De hecho, el color lo ponen los citados soldados, nada más. Y si a esto sumamos el color verde oscuro de los monstruos, pues apaga y vámonos.
De todos modos he de decir que vi esta cinta en 3D, con las dichosas gafas que oscurecen la imagen. Y aquí hago una pregunta en voz alta. ¿No podrían subir el brillo en este tipo de proyecciones? Que las gafas son como un neutro para el ojo humano... En fin, opiniones personales...jajaja
¿Y qué decir de la banda sonora? Pues que parece mil veces escuchada y de la que me es imposible recordar una sola nota. Una pena.

Aún con todo ha obtenido una más que decente respuesta comercial en China, en donde ya ha recuperado la inversión. Así después de muchas quejas por el tratamiento de la “Gran muralla”, pero fueron en masa a ver esta epopeya.
Donde, en realidad, el protagonismo recae sobre Damon, que está simplemente correcto, que está acompañado del chileno Pedro Pascal y de un elenco chino en su casi totalidad. Que también tenemos metido con calzador al gran Willem Dafoe. Y aquí hago otro pequeño inciso. ¿Qué fue de su personaje? Hacía tiempo que no veía ver desaparecer un secundario de una forma tan atroz.
Comentar, aparte, que todo el elenco chino, cosa que suele ser una costumbre y de la cual podrían aprender muchos, están a gran nivel. Siendo la bella Tian Jing, el siempre competente Andy Lau, o Hanyu Zhang quienes encabezan un reparto local soberbio, me repito.

Por lo que nos encontramos con un título que muestra menos de lo que propone. Estando así ante la enésima historia épica que no acaba de arrancar debido a un guión mil veces visto, y un estilo visual que se olvida del espectador. Mucho plano de grúa, y sobretodo digital, y poca muralla, como dice el título. Quizá un tráiler menos fantasioso nos haría ver este título de otro modo. Pero un servidor se esperaba otra cosa, la cual vio en el citado tráiler. Y se encontró con un genio chino realizando la enésima producción mainstream norteamericana que no pasará a la historia. Solo espero que Zhang Yimou retome su formidable estilo, y no permita que las mayors tomen decisiones en sus producciones.

TRAILER-VIDEOS

Imagen