La Mansion del terror

Libros de Terror / Sci-Fi

Cara de muerto (2014)

 

Escritor Luis Guallar

Compañia Tyrannosaurus Books

Pais España

Idioma Castellano

Nº Paginas 292

Nº Ediciones 1

Formato Tapa Blanda

GÉNERO

Frankenstein - Western - Gore

SINOPSIS

Para Colton Wheeler no resulta fácil vivir a la sombra de su difunto hermano Patrick, uno de los delincuentes más buscados de todo Texas. Pero cuando el misterioso forajido al que unos llaman Mano Lenta y otros Cara de Muerto comienza a sembrar el terror, Colton encuentra el modo de limpiar el nombre de su familia: él cazará a ese monstruo imparable de dos metros formado por pedazos de cadáveres. Pero Colton no puede detener solo a Cara de Muerto, así que tendrá que reunir a un variopinto y desavenido grupo de asesinos, pistoleros y mercenarios para cazar al que no es otro que la monstruosa creación del fallecido doctor Frankenstein. ¿Qué busca ese monstruo en su sangriento periplo por el país? ¿Lograrán detenerle antes de matarse unos a otros? La cacería ha empezado.

COMENTARIO

Oscar Arias (ATXEIN) 2014-07-09

79/100

“Frankenstein en el salvaje oeste, aunque el salvaje realmente es él. Acción y sangre a raudales en esta gran novela”


De la mano de la editorial catalana Tyrannosaurus Books aparece la colección Monsters Unleashed, una revisión de los monstruos clásicos pero ubicándolos en escenarios distintos, ya sea en los años veinte, o en el mismísimo western, como es el caso de este “Cara de muerto”. Este libro es el último trabajo del escritor badalonés Luis Guallar, después de haber recibido buenas críticas con su anterior “El puente del diablo”.

Realmente la idea de esta colección me resultó muy llamativa desde el momento en que la conocí, siendo este el tercer libro de la misma, anteriormente se han publicado “Dracula vs. La Momia. Batalla por Chicago” de Tony Jiménez y “Dracula y los crímenes de Jack el Destripador” de Miguel Ángel Naharro. Y después de haber leído este “Cara de muerto” las ganas de devorar los otros dos libros son enormes.

Y es que estamos ante un libro dinámico, de fácil lectura, y que dejará del todo satisfecho al aficionado al terror más desprejuiciado, y no tanto. Cierto es que ubicar al monstruo de Frankenstein en el lejano oeste tiene su complicación, y que podría llevarnos al engaño de no respetar a la mítica criatura creada por Mary Shelley. Y nada más lejos de la realidad. Luis Guallar toma infinidad de matices de otras novelas de género, y del cine de terror, tanto clásico como más de fans, para crear un libro lleno de ritmo, muertes, sangre y varias sorpresas. Y si, los elementos no son originales, pero su mezcolanza si, y esto hay que tenérselo en cuenta al autor.

Porque durante su lectura la sombra de los homenajes planea constantemente. Veremos detalles de “Reanimator”, el Doctor West, “Grupo salvaje” en la creación del grupo de marshalls y el tramo final, los caballos Max e Interceptor de “Mad Max”, Mano lenta, el apodo de “Eric Clapton”, y mil mas. Y estos matices, siempre y cuando estén bien hilvanados, como es el caso, nos encantan a los aficionados. Bravo por Guallar.

Adentrándonos en la historia hay que comentar que estamos ante un clásico western, en principio, y no solo debido a que se ubique la historia en Texas. El estilo narrativo mama mucho del género, como, por otra parte, debe ser. Y, además, durante las 281 páginas que forman esta novela tendremos otros momentos sacados de la literatura de Mad Doctors o la reciente Literatura Z, más allá del citado western.
Así si bien comenzamos como un clásico western, muy subido de tono, y es que Guallar no rehúye del gore y la violencia más explícita, los elementos de otros géneros aparecen en escena constantemente. Y aquí he de reconocer que el autor mantiene un tino perfecto. Llega al límite, y, aunque a veces me faltase algo mas, y es que siempre pedimos mas, jajaja el conjunto siempre queda muy bien empacado, ya sea con elementos más terroríficos, mas de western, mas de monstruos, o de lo que venga.

Ya que desde la aparición del monstruo, muy bien enmarcado en el ambiente texano, hasta la creación del grupo comandado por Colton Wheeler, una especia de “Jonah Hex”, pero más interesante que el visto en la floja cinta de Jimmy Hayward, todo mantiene el tono adecuado, y resultando una lectura dinámica y de rápido consumo. Y es que otro truco que usa el autor es montar la novela en muchos capítulos independientes, error en algunas novelas, acierto en otras. Y en esta ocasión, si bien hay capítulos muy inferiores a otros, los resultados generales le dan la razón al autor.

Aunque en el tramo final perdamos algo el norte de la historia, y parece que Guallar finiquita la acción con demasiada celeridad. Porque llegamos con muchas ganas al final, devorando página tras página, insisto, con momentos algo menores, los menos, pero este se nos hace corto, quizá haya demasiados capítulos, o que alguna de las muertes de los “malos” se finiquiten de forma muy abrupta. La muerte del Juez la tuve que releer porque se me escapó en el fragor de la lectura.

Al igual que toda la lucha en el pueblo, con las hordas de “zombies”, que parece sacado de alguna novela Z tan de moda actualmente. Siendo esta lucha dinámica y bien contundente, si bien podría haber dado algo más de sí, aquí quizá juegue, de nuevo, una mala pasada los tantos capítulos.
Porque aquí si eché en falta que el autor alargase determinados momentos, especialmente los referentes a los monstruos. Porque se nos presentan diversos tipos, y, si bien todos quedan explicados, eché en falta más. No sé si más información, más protagonismo, o algo. Pero la verdad es que nos quedamos con ganas de más, más aún habiendo leído un libro tan potente que uno acaba devorando en pocos días.

Eso sí, por momentos el monstruo de Frankenstein me pareció que estaba de relleno, como que le faltaba más protagonismo. Y no acabo yo de verle con una ametralladora como la que se nos cuenta, aunque tiene su aquel, que demonios. Y, aparte, habiendo leído como se las gastaba al principio de la novela, en el tramo final nos quedamos con ganas de mas acción por su parte, de, casi, una lucha fratricida entre él y las hordas de monstruos/pseudo zombies.

En definitiva, estamos ante una obra totalmente recomendada que encantará a cualquier aficionado al género, y, seguramente, nos haga adentrarnos en esta interesante colección. Un servidor ya tiene ganas de hincar el diente a las otras dos novelas que componen esta colección, y con ganas que Tyrannosaurus Books publique más títulos de esta línea. ¡Bravo!