Home / Críticas / Crítica- Apariciones (1991)

Crítica- Apariciones (1991)

“Telefim que explota el cine de casas encantadas y posesiones de los setenta y ochenta. Recomendable”

Dirigida por Robert Mandel, realizador de distintos telefilms de diversos gèneros, dentro del terror hay que reconocerle la conocida F/X, efectos mortales o Special report; Journey to Mars. Contando con un elenco conocido encabezado por Sally Kirkland, Mother ghost, Los ojos del diablo o Fatal games, y Jeffrey DeMunn, La niebla, El terror no tiene forma o Navidades infernales, que están acompañados por Louise Latham, Dulce, dulce Raquel o ¿Donde està mi marido?, Allison Barron, La noche de los demonios o Blood nasty, Joyce Van Patten, The stranger within, William O’Connell, Los muertos no mueren jamàs, Diane Baker, El silencio de los corderos, o Cassie Yates, Profecìa diabòlica.

La familia Smurl se muda a una nueva casa, pero pronto comenzaràn a sucederse extraños sucesos y quièn primero los sentirà serà Janet que no conseguirà que la crean hasta que la Abuela ve el mismo espectro que ella. Ademàs, al poco tiempo, los entes violaràn a Jack y los sucesos se tornaràn mas violentos, ya tratando de destruir a toda la familia. Los Smurl pediràn ayuda a la iglesia, pero esta no les ayudarà, asi solo obtendràn la ayuda de los Warren, unos expertos paranormales, pero que tampoco podràn detener los ataques. Finalmente acudiràn a la prensa y ni si quiera el cambio de domicilio les serà util.

Telefilm de principios de los noventa que resulta ser una explotaciòn del tema de casas encantadas y posesiones. Asì durante su metraje nos vienen a la cabeza cintas como El exorcista, El ente, Poltergeist o Terror en Amityville, pero con menos presupuesto y unas calidades tècnicas muy inferiores. Aunque los resultados no son nada despreciables, sino todo lo contrario, ya que nos encontramos con una pelìcula que parece haber sido rodada en los ochenta o finales de los setenta, que guarda un estilo ciertamente interesante para el tipo de producciòn que es. Es otra pelìcula Basada en hechos reales, lo cual al tratarse de un telefilm ya se sabe que estilo puede llegar a tener, y de hecho tiene.

Quizà la direcciòn y algunos momentos del montaje no ayuden al devenir de la cinta, al igual que alguna consecuciòn de secuencias que no tiene demasiada lògica. El descubrimiento paulatino de los fenòmenos por parte de la familia està cogido con pinzas. El abuelo, por ejemplo, parece que no pinta nada pero sabe todo, o eso parece, y es que este elemento de continuidad està muy poco trabajado, da la sensaciòn que Robert Mandel querìa agilizar la cinta y no prestò la suficiente atenciòn en la presentaciòn de los sucesos y sus consecuencias. Esto pasa tambièn con las amigas de Janet, que una vez ven los sucesos no sucede nada importante, solo un consejo de dejar la casa.

Las actuaciones son buenas, aunque haya demasiados momentos de sobreactuaciòn, sobretodo en la interpretaciòn de Sally Kirkland, exagera mucho determinados gestos y tiene cambios de humor sobreactuados y totalmente forzados. Aunque cuando solo actua, sin mas, realiza una gran labor. Està mas contundente su pareja, Jeffrey DeMunn, o los propios Warren, si la famosa pareja. Aunque estos estàn mostrados de forma suigèneris, es decir, en plena tradiciòn Poltergeist. Aparecen, hacen una especie de ritos y se van, sin mas, asì, lògicamente, los sucesos siguen y ni sacerdotes ni nada los detendrà, increible la apariciòn del ùltimo sacerdote.

Al menos vemos buenos efectos. Janet sobrevolando la habitaciòn, la violaciòn, muy light, de Jack, los tocamientos a Janet, sacados de El ente, o la figura negra, que es de largo lo mejor realizado.
Curiosamente el final de la pelìcula es de doble sentido, muy ochentera, dejàndo toda la trama abierta y cerrándola con un cartel narrado, aunque era de esperar cuando la pelìcula està narrada por la propia Janet.

Recomendable telefilm que no deja de ser un explotaciòn del cine de casas encantadas y posesiones de los setenta y ochenta. Con los que guarda innumerables parecidos, tanto tècnicos, como visuales y argumentales. Quizà peque en demasiados momentos de tratar de ser un drama, con mucha religiosidad que me llegaba a desesperar, en vez de centrarse en el gènero terrorìfico. Aunque en general se hace disfrutable, aunque menos rezos hubiesen ayudado.

La Mansion del Terror - 6.5

6.5

Género; Casas encantadas - Fantasmas - Telefilm

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- Apartamento 1303 (2007)

Dirigida por Ataru Oikawa, quièn ya ha dirigido varios terrores como varias entregas de la saga Tommie, Tokyo psycho o Shrill cries of summer, ademàs de participar en el guiòn, algo que realiza habitualmente en sus obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *