Home / Críticas / Crítica- Contraespionaje en la selva (1989)

Crítica- Contraespionaje en la selva (1989)

“Otro refrito sin sentido de Tomas Tang con nuestro héroe favorito; Robovampire”

Tomas Tang es posiblemente el productor y director con más cara dura de la industria del cine. Los aficionados que le conocen saben de los pastiches que realizaba para distribuir sus películas internacionalmente, y vaya si lo consiguió. Así, cuando fundó la Filmark International a principios de los ochenta, después de abandonar la Asso Asia, comenzó a comprar los derechos de cintas de artes marciales asiáticas de los setenta, en esta ocasión una película tailandesa que no habían tenido repercusión o simplemente distribución, y los mezclaba con metraje nuevo rodado con actores occidentales. Así, teníamos artes marciales y bizarradas mil, con unos “guiones e historias” que eran de lo más psicotrónico que uno podía echarse a la cara.

Así tenemos esta Contraespionaje en la selva, que es la secuela de la mítica Robovampire, y a la que seguiría Los diablos de la dinamita, siendo su único lazo de unión la presencia del héroe Robovampire.
Aquí tenemos otro pastiche argumental que de no conocer previamente una vez nos disponemos a ver la cinta nos quedamos del todo asombrados. Y es que la historia no tiene ni pies ni cabeza. De hecho hay varias historias dentro de la propia película, aunque el bueno de Tang tratase de mezclarlas de forma coherente. Así, el director Edgar Jere, el encargado de rodar los insertos occidentales y montar este título, tubo que apañárselas como pudo para hacer algo mínimamente consistente. ¿Y qué hizo?, pues copiar músicas de otras películas, y hacer planos increíbles para tratar de ubicar en la misma escena los actores orientales, de la película setentera, con los nuevos planos con actores occidentales. Y esto queda realmente mal, aunque, qué demonios, ¡tiene su gracia! Lo malo es que el guión es para quemarlo. La historia de unas chicas guionistas que van a una casa embrujada ha realizar un guión sobre el emperador chino, y que allí son atacadas por vampiros y una especie de Freddy Krueger oriental, con su garra y todo, tiene su aquel. Pero el pastiche de la trama oriental no hay por donde cogerlo. Vemos como un productor contrata a una detective para que se cargue a los productores de otras compañías porque le quieren quitar la idea. ¡Vamos ya!

Y aquí empieza lo bueno, el pastiche nos lleva a ver peleas entre ninjas, tiroteos muy violentos, y diversos monstruos. Porque, sí, voy a obviar un poco la trama de acción, lo mejor es ver al ninja blanco, y posterior Robovampire, luchar contra vampiros, una especie de zombie mutante ultra fuerte, y un demonio tipo Freddy Krueger, pero solo en algunas escenas, en otras no, ¿Qué os creíais?

¿Y qué decir de la dirección y los rubros técnicos? Mejor nada, el desajuste entre ambas producciones es atroz, y así podríamos comenzar a hablar de este tipo de películas como anticine, pero no. Esto es lo que es, y está destinado al público que busca esto, de hecho la Filmark International está considerada de culto en bastantes lugares, lastima de su trágico final hace pocos años en un brutal incendio.

En cuanto a actuaciones es casi mejor decir poca cosa. Los actores orientales hasta dejan en mal lugar a los occidentales, así que os podéis imaginar. Porque el elenco de la película de acción está sobreactuado y bastante mal dirigido, pero es que el bueno de Edgar Jere realiza una dirección todavía peor, si, así es. Las escenas nocturnas casi ni se ven, las peleas están muy mal coreografiadas, y los actores norteamericanos son muy malos, excesivamente malos. Creo que un actor amateur lo hace bastante mejor que estos.

Por lo que lo mejor de la cinta, y con muchísima diferencia, son los insertos de los vampiros, y el monstruo tipo Freddy, el cual “violará”, o eso hacen creer, a una de las chicas, la cual tendrá un niño vampiro que es un carácter clásico del cine de vampiros de la época, como la saga Mr. Vampire a la cabeza. Y es que los vampiros orientales siempre lucen igual, y siempre se les entremezclan muchos elementos cómicos, algo que siempre me gustó. De hecho, aquí tenemos al monje tahoista que controla a dos vampiros bastante estúpidos. Siendo estos tres personajes los caracteres cómicos de la trama fantástica. A todas luces la que más nos interesa.

Por otra parte me resultaron muy interesantes algunas escenas y planos rodados por Edgar Jere, los cuales copian los cánones USA de una forma descaradísima, pero no quedan del todo mal. Qué menos que apuntar lo único bueno que hizo el director en esta película. Así algunos posicionamientos de los actores y algunos planos secuencia cumplen. Sí, me conformo con muy poco… jajaja. Pero es que hay que decir algo bueno del pobre Jere.

Así que una vez que acaba la trama oriental nos queda disfrutar del bizarrismo de la trama que nos interesa, la de Robovampire. Y una vez sale, siendo en esta entrega donde más limpito y pulcro sale de las tres, la cosa se anima. De hecho, y como podéis presuponer, esta cinta es para ver entre amigos y casi mejor en sesión golfa. Así la aparición de nuestro héroe sube enteros a la película, y aunque sus gestos, movimientos y acciones son bastante cutres, nos dejan del todo satisfecho con lo que vemos. ¡Y es que es un no parar de reírse! Además, el demonio- vampiro- Krueger- y qué se yo qué mas, cumple a las mil maravillas. Lástima del pastiche del monstruo, la verdad es que prometía. Eso sí, sus escenas con las chicas son muy cutronas, especialmente por las propias chicas… jajaja.

Por lo que tenemos otro pastiche de la Filmark International producida por el incansable Tomas Tang. Muchos con solo estas palabras ya huirán de esta cinta, y les comprendo, y otros nos abalanzaremos sobre ella rápidamente. Y aunque la cinta es bastante mala, por no decir algo peor, sí se hace muy entretenida, y, insisto, vista entre amigos es genial. Porque como no tiene ni pies ni cabeza dan igual tramas, actuaciones y peleas. Cuando salen vampiros, ninjas, y zombies mutantes, la cosa se anima hasta límites insospechados. Qué pena que te fuiste Tomas. Siempre estarás en el corazoncito de los aficionados al cine más psicotrónico.

Óscar Arias

La Mansion del Terror - 5.5

5.5

Género; Vampiros - Heroes

User Rating: Be the first one !

Busque También

Reseña- Drácula y los crímenes de Jack el Destripador (2013)

Estamos ante la segunda novela de la colección Monsters Unleashed de la editorial catalana Tyrannosaurus Books, que según la propia editorial, “pretende trasladar al papel la experiencia de estar viendo una película grindhouse a través de novelas pulp protagonizadas por monstruos clásicos alejados de su concepción original y situados en ambientes y desarrollos más propios del cine de exploitation que de la literatura clásica de terror”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *