Home / Críticas / Crítica- La casa que nunca muere (1970)

Crítica- La casa que nunca muere (1970)

“Mas que interesante e intenso telefilm setentero sobre casa maldita y posesiones”

Telefilm dirigido por John Llewellyn Moxey para la cadena ABC, Moxey tambièn es el director de otros tìtulos de gènero, como La presencia del diablo, The night stalker u Horror hotel. Encabezando el reparto, escasìsimo reparto, vemos a Barbara Stanwyck, habitual del cine de Moxey y vista en decenas de cintas de misterio de la època, acompañada de Kitty Winn, Mirrors o El exorcista, Richard Egan, Gog o Los 300 espartanos, Michael Anderson Jr., habitual de series de televisión, Doreen Lang, El gabinete del Dr. Caligari y Mabel Albertson, otra habitual de los seriales de la època.

Al poco de mudarse a su nueva casa Sara Dunning y Ruth Bennet conoceràn a sus nuevos vecinos y decidiràn realizar una sesiòn de espiritismo, asì Sara comenzarà a parecer poseída y poco a poco las investigaciones de ambas mujeres y de Pat y Stan, quienes las ayudan, daràn con una terrible muerte acaecida siglos atràs. Ademàs parece ser que el alma del asesino està dominando a Pat y todos corren un gran peligro.

Un mas que interesante e intenso telefilm setentero sobre casa maldita y posesiones que sigue todos y cada una de las pautas a seguir por este tipo de producciones de esta època. Con unas calidades aceptables, un elenco escaso, poco tiempo de rodaje, efectos simples pero efectistas y una duraciòn escasa, unos 75 minutos. Para dejarnos un tìtulo interesante, sin ser una maravilla que vuelve a demostrarnos que en los magnìficos setenta hasta los telefilms eran muy superiores a los vistos en nuestro dias.

Cualquier tiempo pasado fue mejor… en su gran mayorìa, y lamentablemente cierto.

Ya que aun contando con diversas licencias, tanto interpretativamente como en la direcciòn, el ritmo y la continuidad de la cinta logra hacernos estar atentos durante todo el metraje. Eso que hay algunas licencias exageradas, por ejemplo Pat desde el primer momento en que aparece en pantalla parece que oculta algo, como que ya estuviese poseída, algo del todo inexplicable. Al igual que la sobreactuacion de Kitty Winn en los momentos donde està poseída, hay muchos altibajos en su interpretaciòn.

Por otra parte Barbara Stanwyck realiza una actuaciòn sobria, es su primera incursiòn en una TV movie y se la nota ya que sigue mostrando un estilo mas cinematogràfico y los rodajes son muy distintos.

Tenemos algùn efecto, como la visiòn de la chica muerta sobrepuesta en Sara, que està bastante mal creada ya que no se diferencia nada, solo se ve como una presencia por delante o detràs sin mas, al menos Richard Egan si toma toda la fuerza en los momentos donde està poseido. Làstima de esa primera apariciòn ya que es el personaje mas en forma de la cinta.

Ademàs tendremos un par de ritos de ouija, aceptables al menos, tan de moda en esos años, aunque hay que reconocer que este tìtulo es de los primigenios y que tiene algunos detalle de The haunting, salvando las distancias, poco despuès aparecerìan decenas de tìtulos similares.

Y esta como resulta ràpida, dinàmica y corta se nos pasa volando y todas sus carencias no suponen ningùn problema para disfrutar de este, interesante, tìtulo. Ademàs, sienta algo las bases de cintas superiores donde se desentierra a los muertos, tipo El ùltimo escalòn.

Interesante Telefilm de principios de los setenta que se une al reciente carro, que aùn estaba por despegar, de casas encantadas y posesiones malèficas. Làstima de no contar con mas presupuesto o tiempo de rodaje ya que la cinta es ciertamente interesante y Moxey demuestra, una vez mas, que era un gran director y que sabìa que ofrecer en cada uno de sus productos. Aunque a veces estaba mas afortunado, una de esas veces es este tìtulo que nos ocupa.

Por cierto, la portada de la ediciòn del VHS español es una explotaciòn de Suspiria, pelìcula posterior a esta, pero a saber cuando llegò esta cinta a nuestras tierras.

Óscar Arias

La Mansion del Terror - 6.1

6.1

Género; Casa maldita - Posesiòn

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- Exeter (2015)

Marcus Nispel siempre será recordado entre los aficionados como el responsable de los remakes del nuevo siglo de las gloriosas “La matanza de Texas” en 2003 y de “Viernes 13” en 2009, teniendo la primera buena acogida y no así la segunda. Y es que la filmografía del director nos deja siempre con ganas de más, a veces demasiado más. Aparte de que su último título, “Conan el bárbaro”, sí, otro remake, o más bien revisión, tuvo críticas pésimas entre los aficionados, algo que me parece del todo justo, por otra parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *