Home / Críticas / Crítica- La puerta (1987)

Crítica- La puerta (1987)

“Delicia pseudoinfantil de las tan de moda en los ochenta”

Después de rodar un par de cintas de fantasía Tibor Takács dió el salto a USA con este coproducción la cual le creó un nombre dentro del género gracias a sus buenas maneras. Así posteriormente rodaría una secuela de esta, Lecturas diabólicas, Ratas en el internado o Mega snake. En esta cuenta con un elenco protagonista infantil, así vemos a un jovencísimo y debutante Stephen Dorff, Blade, Alone in the dark o Botched, acompañado de Christa Denton, The bad sedd, y de Louis Tripp, que también protagonizó la secuela, ya que poco mas hizo, aparte nos encontramos a Kelly Rowan, Candyman 2.

Un rayo rompe el gran árbol que está en el jardín de la casa de Glenn, este encontrará unas piedras extrañas que enseñará a su amigo Terry, sin querer conseguirán abrirlas e invocarán por error a unos seres demoníacos que están dentro del agujero que dejó el gran árbol, el cual parece una puerta a una dimensión demoníaca. Pronto los demonios harán acto de presencia y Glen junto a Terry y su hermana Al tendrán que tratar de acabar con ellos.

Mítico terror pseudoinfantil de los tan de moda en los ochenta, donde tenemos a nuestros tres niños pequeños, su perro clásico de este tipo de películas, ¿Os disteis cuenta que este tipo de perro, un chucho, aparece en bastantes otros títulos y series de la época? Mucho divertimento freak unido a buenos momentos de terror y tensión que encima están aderezados con unos monstruitos, usando una técnica novedosa, y un gran monstruo que veremos al final creado en Stop-Motion , que es, de largo, lo mas interesante de toda la cinta.

Era una maravilla ver los trabajos de Tibor Takács solo por disfrutar del Stop- motion, técnica que usó en diversos de sus trabajos. Cierto es que la historia como tal hace bastantes aguas, así como momentos de la dirección que resultan bastante menores creando algunos momentos muy alargados que llegan a ser algo tediosos, sobretodo en la primera parte de la cinta.

Afortunadamente cuando la película empieza a coger ritmo este se estabiliza en una posición francamente acertada para el tipo de producto que es y mantiene ese gran nivel hasta el fantástico final. Donde hasta lo incrementa y mejora, porque a raíz del despertar y la aparición de los pequeños monstruos ya nos quedamos embobados en la pantalla, disfrutando, sin mas, de lo que estamos viendo. Que sin ser una joya si resulta todo un divertimento del todo ochentero.

Las actuaciones son normalitas, al igual que sus perfiles. He de reconocer que el perfil de Glen, interpretado por un Stephen Dorff de 14 años, siempre me resultó desquiciante, sobretodo debido a su comportamiento en diversas partes de la película. Aunque en líneas generales el elenco cumple sin mayor pena ni gloria.

Por lo que nos quedamos indudablemente con los monstruos y el enfrentamiento final entre nuestros tres héroes y estos, si, parece que estemos hablando de una continuación de Los goonies, ciertamente detalles tenemos, los cuales tendrán que usar distintas armas para tratar de eliminarlos.

Encima hasta el gore hará acto de presencia, nunca una muñeca Barbie hizo tanto “bien”, además el efecto del ojo en la palma de la mano es un clásico del cine de género de los ochenta. O la incursión de un zombie, que es un acierto bárbaro, y es que estos detalles no los tuvieron películas, a priori, mejores que esta, que no deja de ser lo que es y que cumple a las mil maravillas su función, entretener. Aunque lo malo es la primera parte que se hace algo pesada vista a día de hoy, claro está, que en su día fue un título del todo fascinante.

La gran aparición de Tibor Takács dentro del cine de género, resultando un título respetado por los fans al igual que querido, con todo el merecimiento. Lamentablemente se está preparando un remake en estos momentos, el cual estoy cuasi convencido que será un bodrio, ya que una cinta del tipo de esta es muy difícil de realizar a dia de hoy, son tantos los motivos que necesitaría un artículo solo para explicarlo. El cine ochentero tenía detalles que hemos perdido con el tiempo, vamos que no será como esta delicia que es La puerta de 1987.

Óscar Arias

La Mansion del Terror - 6.9

6.9

Género; Monstruos - Stop motion - Niños - Zombie

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- Little Monsters (2019)

Es cierto que el género zombie y la comedia casan muy bien, de hecho este híbrido se llama “zombedy”, y nos ha regalado decenas de títulos magníficos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *