Home / Críticas / Crítica- Puños de hierro (Maciste contra el vampiro) (1961)

Crítica- Puños de hierro (Maciste contra el vampiro) (1961)

“Peplum fantástico con destellos gore que influenció a no pocos títulos posteriores”

Uno de los personajes más famosos, y reconocibles, del Peplum, género cinematográfico también conocido como cine de “espada y sandalias” y que es un cine “histórico” de bajo presupuesto, es Maciste. Personaje que tuvo dos épocas diferenciadas. Una dentro del cine mudo entre 1914 y 1927 y otra en la década de los 60. Y este “Puños de hierro” que nos ocupa corresponde a esta segunda época, siendo, además, un rara avis de su género.

Y es atípico porque incluye elementos del cine de terror, además de contener un escenario más cercano al Oriente Medio que a la antigüedad grecorromana. Se le puede catalogar como Peplum fantástico y no evade la violencia, más o menos explícita, y hasta contiene momentos gore.
Esto es lo que pretendieron sus responsables, un joven Sergio Corbucci, uno de los máximos exponentes del italo-western, y Duccio Tessari, quienes se encargaron del libreto que dirigiría Giacomo Gentilomo, que rodó varias cintas del mítico héroe. Aunque parece que Corbucci ejerció labores de co-director sin acreditar.

El personaje de Maciste fue interpretado por diversos actores, tales como Steve Reeves, Reg Park, Kirk Morris, o Ed Fury. Pero en esta “Maciste vs Vampire” es el norteamericano Gordon Scott, que venía de protagonizar varias películas de Tarzán siendo el heredero de todo un Johnny Weissmüller, el que interpreta al fornido héroe. Y, aunque esta fue su primera aparición como Maciste, repetiría en “El retorno de Maciste”- 1962 o “Maciste en la corte del gran Khan”- 1961. Además de interpretar también a Hércules o Goliath y participar en diversas cintas de época italianas.

Pero lo que más me llamó la atención de este título siempre fue su título original, “Maciste contro il vampiro”. Ya que en España fue rebautizada como “Puño de hierro”, y tuvo tanto éxito aquí que los distribuidores del Peplum “Il colosso di Roma” lo re titularon “Brazo de hierro” para aprovechar el tirón comercial. Cosas de la explotación y los bajos presupuestos, ya sabéis.

Eso que los tales vampiros no lo son al uso. De hecho solo hay un “vampiro”. Se trata de Kobrak, si como el malo de Gi-Joe, que es más un ser demoníaco que se alimenta de la sangre de sus víctimas pero de una forma en que parece más que lo hace de su energía vital. Si, como vimos años más tarde en “Liferforce”. Y es que este Peplum ha servido de inspiración para no pocos productos, algo que siempre me llamó mucho la atención.

Porque muchos estudios buscaban influencias en trabajos con menos distribución para poder localizar tramas o ideas originales potentes. Y, otra cosa no, pero en esta “Puños de hierro” hay muchos grandes elementos.
Porque también tendremos a los “Hombres azules”, y su jefe Kurtik. Que si bien de primeras parecen enemigos pronto se consolidan como aliados de Maciste. Apuntar que toda la trama política, o social, de la película está muy remarcada. Con el Sultán embaucado por Kobrak y queriendo la ayuda de Maciste, pero siendo traicionado… Pero bueno, es mejor que lo veáis por vosotros mismos. Porque esta cinta es un entretenimiento estupendo.

Lo malo es el montaje tan atropellado que tiene. Da la sensación que falten escenas enteras. Porque hay saltos temporales que nos dejan del todo alucinados, y cambios en comportamientos de personajes que resultan igualmente llamativos. Eso que vi la versión original, y la recuerdo igual que la del VHS, o quizá con más violencia y hasta destellos de gore. Porque este es otro de los elementos que hacen destacar a este título del resto de péplums. Su violencia y su decisión de mostrar muertes y algo de sangre, especialmente para estar rodada en el año 1961. Lo cual hace de este título un producto mucho más llamativo.

Ya que este matiz, acompañado de la gran puesta en escena, muy arabesca, y las apariciones fantasmales de Kobrak, porque este aparece como un ente, hacen del visionado de este título una experiencia genial.

Y sí, Gordon Scott es un pésimo actor. No hace más que poner caritas, especialmente sonreír, y mostrar palmito. Era un “cachas” de la época. Pero dotes actorales tenía muy justitas. Hasta se nota en exceso cuando le suplanta su doble en las escenas de acción. Increíble es la pelea contra el mismo, donde el susodicho doble se mueve con más agilidad y gracilidad que el propio protagonista. Y eso que Kobrak quiere usar a Maciste para clonarlo y hacer un súper ejército de superhombres. Pero mientras que no tengan que hablar creo que va bien…jajajaja

De todas formas la trama tampoco es tan importante, es el todo lo que hace de este título un divertimento total. Las escenas de acción y luchas por las calles son divertidísimas. Incluso vistas a día de hoy, cuando han pasado mas de cincuenta años, que se dice pronto. O el primer ataque de las tropas de Kobrak al pueblo de Maciste, donde veremos flechas clavarse de forma gráfica en las cuencas oculares de los lugareños. Vamos, que ya desde el principio sabemos que estamos ante un título realmente especial.

En cuanto al reparto decir que está formado por rostros muy reconocibles del cine italiano. Tenemos a Leonora Ruffo, la novia de Maciste, a Jacques Sernas, Kurtik  el jefe de los “Hombres azules”, a Gianna Maria Canale, que es Astra, la mano derecha de Kobrak y mala malísima, Mario Feliciani, el Sultán o al joven Rocco Vidolazzi, que tuvo una carrera corta dentro el cine siendo esta su última aparición. Todos ellos cumplen, en mayor o menor medida. Ninguno desentona, y lo único que lo hace es el comentado montaje tan atropellado.

De hecho la cinta está formada por dos actos, y el corte de uno al otro es brutal. Mejor verlo. Aunque más increíble son los cortes del tramo final, con lo que sucede con el hermano de la novia de Maciste, o la primera lucha de nuestro héroe y Kobrak. Aunque luego la resolución es algo atropellada nos deja con un sabor de boca dulce. Y es de lo que se trata y lo que pretendía este tipo de cine. Ser de fácil consumo y esta desde luego que lo es. Para no perdérsela.

La Mansion del Terror - 6.9

6.9

Género; Peplum- Vampiros

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- Addicted to murder 3; Bloodlust (2000)

Para esta tercera, y ùltima, entrega de la saga Addicted to murder Kevin J. Lindenmuth se uniò a Tom Vollmann, del que se puede destacar su Dead meat, cada cual se encarga de la direcciòn de una parte de la cinta, Lindenmuth de lo rodado en Nueva York y Tom Vollmann de lo rodado en Chicago,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *