Home / Críticas / Crítica- Semilla negra (1992)

Crítica- Semilla negra (1992)

“Cinta de bichos clásica de la Full Moon”

Dirigida por Peter Manoogian para la Full Moon, de hecho Charles Band escribe el libreto. Manoogian ha rodado diversas cintas de serie B, Arena el ring de las galaxias, Demonic toys o The dungeon masters, de hecho fué un colaborador habitual de la productora Full Moon. Cuenta con un elenco tìpico de las cintas de bajo presupuesto de USA, pero de distintos géneros. Podemos destacar a Andrea Roth que debutó en un capítulo de la serie Alfred Hitchock presenta, además de participar en varias series de género o pelìculas como The jitters, Psychic o The stepdaughter.

Tom regresa a su ciudad natal alojándose en casa de Heidi, una antigua novia. Ha regresado porque al parecer un meteorito cayó en la zona y va a investigarlo, lo que no sabe es que ese meteorito en realidad son semillas alienígenas que quieren conquistar el planeta. Primero toman como huéspedes a los humanos del pueblo a lo que Tom y Doc reaccionan investigando la forma de detenerlos, al parecer la luz ultravioleta les elimina. Pero no todo será tan sencillo, de hecho Tom se encuentra ingresado en un hospital contando su historia a un policía, pero no tiene la seguridad de haber exterminado a los alienìgenas.

Típica cinta de la Full Moon que parece mas de los ochenta que de los primeros noventa, y es que posee todo el espíritu ochentero de otras producciones de la misma compañía o de la anterior de Charles Band, la Empire prod. Se nota bastante que Band coescribe el guión ya que tiene muchas similitudes con otras cintas donde a participado además de aprovechar el reciente éxito de la saga Critters, aunque esta es mejor que la que nos ocupa.

Además la excesiva oscuridad de la cinta no nos deja disfrutar de los bichejos que se nos muestran, que afortunadamente ocurre en muchas ocasiones. Otra de las máximas de la productora de Band que es un acierto total, ya podrían aprender las nuevas productoras de género.

Además, como buena cinta de la Full Moon trata de mantener un ritmo estable, con una buena mezcla de secuencias de diálogo con otras de acción que hace de esta cinta todo un divertimento puramente ochentero de monstruitos que quieren conquistar el mundo. Pero tendremos al héroe de turno, aunque como en otras cintas de Band este héroe las pasará canutas, sobretodo al final ya que la resolución de la trama no será todo lo buena que esperaríamos. Detalle este que siempre me gustó de las cintas de la Full moon, ya que que no ganen los “buenos” es algo que debería ocurrir en muchas mas películas que en las que ocurre.

Las actuaciones son normalitas, los actores cumplen y circulan por la cinta sin mayor pena ni gloria, que no es poco, pero aquí lo que mas apetece ver es a los monstruitos, tan similares a los Critters. Se desplazan igual, pero con mucha mala leche que se hospedan en los humanos, en la tradición de La invasión de los ultracuerpos, de la cual mama muchísimo también, y aunque la zombificación de los humanos es similar no parecen zombies porque se transforman en los monstruos cuando les conviene, transformación muy cutre que es mejor ver por uno mismo.

Cinta de bichos clásica de la Full Moon, muy ochentera, que hará las delicias de todos aquellos que buscaban este tipo de cintas en los desaparecidos videoclubs y que tan buenos momentos nos han hecho pasar, y aunque la cinta no es buena es del todo disfrutable. Encima el bueno de Band sigue ofreciendo cintas similares, algo actualizadas pero con ese antiguo espíritu macarra de este tipo de producciones.

Óscar Arias

La Mansion del Terror - 6.6

6.6

Género; Monstruos - Ciencia Ficción

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- Sea Fever (2019)

Después de codirigir varias series de televisión, la directora irlandesa Neasa Hardiman da el salto al largometraje con “Sea Fever”, un terror marino que cuenta con guion propio. Guion con pinceladas de ecologismo, de ciencia ficción y de un terror cercano, en diversos aspectos, al “Alien” (1979) de Ridley Scott o a “La cosa” (1988) de Carpenter, salvando las, enormes, distancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *