Home / Críticas / Crítica- Under the bed (2012)

Crítica- Under the bed (2012)

“Flojo terror infantil, el cual copia escenas de clásicos de forma bastante burda”

Steven C. Miller es un director que sorprendió a todos los aficionados allá por el año 2007 con la interesante cinta zombie “Automaton transfusión”, de la cual todavía se espera una secuela. Aunque el resto de sus incursiones en el género no le han posicionado donde presuponíamos después de ese debut. Así el año pasado estrenó diversas cintas, siendo una de ellas una especia de “homenaje” al cine de terror “infantil” ochentero. Con títulos tipo Gremlins, o Poltergeist a la cabeza. Pero esta “Under the bed”, que cuenta con guión de Eric Stolze, no pasa de ser un intento flojo de retomar el estilo de las citadas cintas.

Además en los últimos años han surgido otros títulos del estilo, véase “Miedos 3D”, o “Super 8”, siendo ambas, especialmente la segunda, muy superior al trabajo de Miller.

El elenco está encabezado por la joven promesa Jonny Weston, visto recientemente en John Dies at the End, que está acompañado de Gattlin Griffith, visto en La otra hija en 2009. Aparte podemos destacar la presencia de Peter Holden, Musetta Vander, Bryan Rasmussen, o Ron Roggé.

La historia no es nada reseñable o tan si quiera original. Por lo que nos adentraremos en la película en sí. ¿Y qué nos depara esta “Under the bed”? Pues es un título bastante menor que no tiene ni un ritmo ni una dirección apropiada para el tipo de película que se pretendió crear. Así toda la parte inicial nos muestra un guión y diversos perfiles del todo atropellados. Con una cantidad de licencias y errores que imposibilitan al espectador el tomarse la cinta en serio. Además, todos los perfiles están muy forzados, dejando a los actores muy poco para poder defenderlos de forma mínimamente correcta. Los ejemplos más descarados son los del padre y la madrastra de Neal. Siendo Neal otro perfil incomprensible, eso que Jonny Weston hace lo imposible por salvar su interpretación. De hecho es de largo, junto a Gattlin Griffith, los actores más destacados de la cinta.

Pero el gran problema es que Miller no sabe que hacer con este producto. Quiere hacer un terror infantil, pero no sabe como hacerlo. De hecho en el tramo final introduce elementos descaradamente gore, donde se ve que está a sus anchas. Y entonces me pregunto yo, ¿Por qué no se centra en hacer lo que más sabe y más disfruta? No creo que deba demostrar nada a nadie.

Además el ritmo de la cinta es muy desigual. La fotografía es muy oscura en demasiadas partes, la banda sonora pasa inadvertida, y el montaje es muy lineal. Vamos, que ningún rubro técnico ayuda en exceso a este largo.

Además las alusiones a otros títulos, tipo “Miedos 3D”, “El monstruo del armario”, a la que hace buena, o “Poltergeist”, con escena directamente copiada de forma burda a más no poder, dejan a esta “Under the bed” en peor lugar si cabe.

Encima toda la parte final es un cúmulo de situaciones a cual más increíble. Ya desde la incursión en la casa de los vecinos, con esos hijos tan odiosos, a toda la matanza que hace el monstruo de turno. Por cierto, es lo mejor, con mucha diferencia, de toda la película y no deja de ser un desbarajuste supino.

Eso sí, las diversas muertes son suficientemente gore como para ser destacadas por los fans mas desprejuiciados. Y es que el monstruito, creado de forma muy poco original, por cierto, gasta una mala leche enorme. Así sus muertes son muy violentas, y el bueno de Miller, gracias, nos las muestra en su máximo esplendor. Qué lástima que no haya más momentos de este tipo, ya que mejorarían, y mucho, a la película.

Pero ya entrados en acción, el final falla estrepitosamente. Y en vez de provocar tensión provoca risas varias. Y es que la copia, muy cutre, del final de “Poltergeist” queda fatal. Así no me extraña que haya quién catalogue a este título de bodrio. Aunque no comparta esta opinión. Ya que siendo un trabajo flojo, no deja de tener su “aquel”.

En definitiva, sigo esperando el gran despegue de Steven C. Miller. Sigo confiando en el, si aún con títulos tan flojitos como los últimos que ha firmado. Creo que lo suyo es el gore, y si retoma estos elementos con un guión competente, podremos disfrutar de una gran cinta. Cosa que no podemos decir de este intento de crear un título de terror infantil, ya que hace aguas por doquier. Aunque tiene sus momentos divertidos, que demonios…jajaja

Busque También

Crítica- Hellboy (2019)

La nueva revisión cinematográfica del personaje de Cómics Hellboy, creado por Mike Mignola allá por el año 1993 para la editorial Dark Horse, ha llegado con una enorme polémica. ¿Y cuál es esta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *