Home / Críticas / Reseña- Cementerio de animales (2019)

Reseña- Cementerio de animales (2019)

“Nueva adaptación de King que olvida la esencia del terror de la original y gira a sustos fáciles y pobres”

Siguiendo con la moda de los remakes de títulos ochenteros nos llega la nueva adaptación de “Cementerio de animales”. Basado en la obra de Stephen King, genio de la literatura de terror que fue adaptado cinematográficamente en incontables ocasiones en la década de los ochenta, especialmente. De hecho este “Cementerio de animales” tuvo dos adaptaciones cinematográficas, siendo la primera la más fiel al libro. No obstante contó con guión, y cameo, del propio King.

Pero en esta ocasión, justo treinta años después, por cierto, la adaptación corre a a cargo de Dave Kajganich y Jeff Buhler. Los cuales deciden crear un guión con diversas variantes de la original. Y ya no me refiero al libro, sino a la propia película de Mary Lambert del 89. Los cuales sirven para modernizar la historia, aunque algunos de estos elementos rechinarán en las mentes de los aficionados más veteranos. Y es que acepto los cambios, para eso se hace un remake, pero hay cosas que considero intocables. Más cuando son icónicas. Y si bien esta revisión tiene elementos, e ideas, muy interesantes, hay momentos clásicos que se obvian. Cosa que comentaré mas adelante.

Algo similar pasa con la dirección de la dupla Dennis Widmyer y Kevin Kölsch, de los cuales recordamos la interesante “Starry Eyes” de 2014. Ya que no realizan una gran labor y su dirección tiene demasiados altibajos. Por ejemplo, tendremos bastantes “scare jumps”, súper clásicos, pero estos no están ni bien empastados con la propia trama, ni aportan la energía que se les supone. Algo similar pasa en otras tantas decisiones. Y es que es perfecto modernizar un “clásico”, que lo era, principalmente, por un par de imágenes icónicas, pero mostrar menos de lo esperado no es un acierto.

Y aquí me paro para preguntarme varias dudas. ¿Quién diseñó el cartel? Esto es algo que me ha dejado patidifuso. Y que la procesión de lo visto en el susodicho cartel aparece en una ocasión durante el metraje, y no es en absoluto importante. No lo entiendo de verdad.
¿Por qué se modifica tanto al “fantasma bueno”? Entiendo que elijan a un actor negro, pero no acepto, bajo ninguna manera, que este personaje esté denostado y no sirva para absolutamente nada en esta nueva adaptación. El “fantasma” de la original fue un elemento clásico de finales de los ochenta, y aquí ni se le ve, su maquillaje es muy pobre, y, para colmo, siempre aparece en planos muy oscuros. Un fallo garrafal, he de decir. Y no me quiero explayar mas, porque este matiz me molestó sobremanera.

Al menos el montaje si tiene momentos que ayudan a que los 105 minutos de duración se hagan bastante ligeros, un acierto. Ídem la banda sonora, muy interesante e intensa. Pero los problemas vienen en la creación de la propia historia. Quizá se quiera, en demasía, acercarse a los parámetros de los éxitos recientes del cine de género. Creando la tensión con los trucos mil veces vistos en los últimos años y no apoyándose mas de lleno en el terror. De hecho los “scar jumps” son de traca. Alguno realmente calamitoso, pero esto mejor verlo por vosotros mismos y juzgadlos.

Igualmente los personajes están un poco a la deriva. Y si bien el elenco es de altura, estos no consiguen hacer despertar a la película. Así si bien el mayor peso dramático recae en los hombros de Jason Clarke, visto en “Terminator génesis” en 2015 o en “Winchester” en 2018. Este no consigue arrastrar a su personaje hacia los confines que se le supone. Y no, aquí tampoco quiero hacer comparaciones con la novela ni con la cinta de los ochenta. Así tratando de comentar este título como algo independiente, he de decir que el desarrollo del personaje es bastante brusco. Correcto, cierto es, pero muy brusco. Porque lo dicho sobre Clarke que se puede trasladar al resto de personajes. Todos tienen un perfil poco desarrollado que tienen unos giros bruscos y, en algunos casos, muy poco convincentes.

No quiero olvidarme de “Churchill”, el gato de la cinta. Y aquí tengo que volver a llamar la atención de Dennis Widmyer y Kevin Kölsch. No se puede querer mostrar a un gato “diabólico” siempre igual. La licencia se acepta una vez, pero durante casi dos horas aburre. Me explico. Al gato se le perfila como un buen animal en una sola secuencia, a mí que me lo expliquen, y luego al resucitar es un demonio que siempre que aparece en pantalla meten unos ruidos y banda sonora que parecen de otro mundo. O casi de otra película. Y esto queda bastante bochornoso, he de decir. El gato es un animal usado innumerables veces en el cine de terror, y esto es una especie de blasfemia al género. En serio.

Por otra parte lo relativo al propio cementerio es igualmente confuso. Y el paso del cementerio “normal” al “otro” es algo que no se explota ni aprovecha. Ah, ni una mención a la tribu Micmac, por cierto. Tanto el camino hacia él, ni en el propio lugar. Y otro detalle a comentar. ¿Porqué demonios aparece el Wendigo en todo esto? Anonadado me quedé.

Si destaco la labor del veterano John Lithgow. Hace un papel consistente y determinado. Eso teniendo en cuenta el flojo perfil que se le plantea. Más aun conociendo los matices de este personaje, que es fundamental en la trama. Y algo similar pasa con su compañera Amy Seimetz,  vista en “Alien covenant” en 2017. Toda la creación de su personaje es un debate en la creencia de un cielo después de la muerte y lo sucedido con su hermana mayor. Asunto este que debió tener mucho más peso en la trama y que queda del todo desdibujado. Una pena ya que es realmente importante en la historia original.

Y, obviamente, no puedo olvidarme de otro de los grandes cambios del tramo “importante” del film. El “niño” resucitado. No sé si esto es un spoiler, pero el cambio de hermano y todo lo que esto supone me parece un error garrafal. Sin más. Y me explico, claro está.
Al hacer este cambio dejamos de lado las visiones y los sueños de la hermana, lo cual modifica los actos de la madre. Denosta al “fantasma bueno”, si otra vez, y nos quita otro de los elementos clásicos de la original. El niño demoníaco y su bisturí. Una enorme decepción. Y sí, estoy de acuerdo en actualizar películas, pero soy un niño de los ochenta, que queréis que os diga. Y me han quitado los dos fotogramas más clásicos de esta película. Y si esto fuese para un bien mayor lo acepto, pero no, no lo es. De hecho toda la actuación de la niña en el tramo final es bastante calamitosa y muy poco creíble. Pobrecilla, comienza con el pié torcido, aunque, estoy seguro, que habrá a gente a quien le guste esta actuación del tramo final. A mí me dejó con ganas de muchísimo mas. Hemos visto niños cabrones desde hace décadas, y esta se queda en un nivel bastante bajo.

Si me gustó el final. El cómo acaban la trama. Me encantan estos finales anti “happy ending”, así da gusto. Y abogo por que más títulos de la meca del cine, y de género, terminen así. Lástima que aquí no se explayasen algo más. Y no, no voy a preguntarme cómo demonios llegaron los cuerpos al cementerio ni como resucitan en dos minutos. Aceptaremos las licencias, jajaja

Por lo que tenemos otro título de terror clásico de estos últimos años. Es decir, bien rodado, buenos rubros técnicos, pero falto de fuerza, valor o lógica. Y si tenemos en cuenta que en esta ocasión hacen una adaptación que ya se hizo 30 años atrás, la comparación no es muy positiva. Eso que la cinta de Mary Lambert es floja en partes, y, que nadie me ante por esto, siempre tuve en mayor estima su continuación de 1992.

La Mansion del Terror - 5.9

5.9

Género; Remake- Terror- Animales- Resucitado- Gato

User Rating: Be the first one !

Busque También

Reseña Bolsilibro- Peligroso viaje astral (1987)

“La falta de desarrollo en diversas tramas hace de esta novela corta un trabajo algo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *