Home / Críticas / Crítica- Una noche para descuartizar (1983)

Crítica- Una noche para descuartizar (1983)

“Gore de la reina del Nudie, que en algunos sitios está considerada de Culto, y  es un despropósito total”

La intrahistoria de la directora, productora y guionista Doris Wishman, y de esta su última película, hasta que comenzado el siglo XXI rodó dos largometrajes mas antes de su muerte, es digna de mención. Al fallecer su marido, allá a finales de los cincuenta, consiguió algo de dinero y comenzó a rodar películas nudies, tan de moda en la época. Pasando por el softcore, el porno y el terror, o entremezclándolo todo. De hecho se la conoce como la Ed Wood femenina, algo malo o bueno, según, y quién, lo mire.

Y la historia de esta cinta también ayuda. Está considerada por muchos una auténtica aberración fílmica, lo cual siendo algo exagerado, no está tan lejos de la realidad. Y es que parece ser que el responsable de llevar los negativos al laboratorio al no cobrar quemó más de la mitad de los mismos, obligando a Wishman a remontar todo con metraje descartado, redoblando, y hasta rodando alguna escena extra. Pero esta historia muchos ni se la creen, y es normal. Porque viendo otros productos de la directora, el estilo es muy similar, y algunos apuntan a que la propia directora inventó esta escusa porque ella misma se dio cuenta de la aberración que había rodado.

Y, por si fuese poco, hay más intrahistoria con esta cinta, aunque esta es de ineptitud e ignorancia de algunos aficionados. Y se trata de la protagonista, la actriz porno Samantha Fox, no confundir con la cantante ochentera que plagó los pósters, y sueños húmedos, de toda una generación. Y que, en plena era del internet, se siga viendo a gente decir que la cantante protagonizó esta película.. manda narices. Además que la cinta se rodó en 1979, pero no vio la luz hasta 1983. Pero, otro detallito de la Wishman, la historia la ubica en 1986, con un par.

¿Y qué nos depara esta cinta? Pues un “argumento” del todo deslavazado acerca de una familia maldita, donde sus miembros mueren, o asesinan, o vete tú a saber los 15 de octubre. Todo contado por un narrador, que resulta ser un detective, que, también, resulta que investiga el caso porque le da la gana, principalmente. Y bueno, ¿Alguien quiere saber de qué va este título? Si parece que pusieron a un narrador durante el re montaje y este se limito a inventarse una historia y tratar de encajarla sin más en las imágenes, imágenes, en muchos casos, que nada tienen que ver con lo que se cuenta. Os lo digo en serio.

Hasta en alguna que otra escena se oyen las voces originales de fondo, vamos toda una calamidad. Que no creo que costase tanto mutear ese audio en post producción. Y eso que la cinta comienza de forma más que interesante, con unos asesinatos de chicas desnudas en una bañera, o… bueno principalmente desnudas, y con suficiente sangre, que no gore explícito, para hacer las delicias de los gore maníacos. De hecho el comienzo, y hasta con el narrador, hace tener esperanzas de estar ante un gran producto del underground yankee. Pero es que la historia, por llamarlo de alguna manera, montaje, actuaciones, fotografía o dirección son del todo calamitosas.

Mención aparte merece la banda sonora. Metida con calzador y del todo distinta, en su grandísima mayoría, a lo que la cinta podría pedir. De hecho tenemos música boggie en medio de un asesinato lento, o en momentos tensos, si, en serio.Vamos un descontrol del audio total y absoluto.

Al menos la cinta tiene cantidades de sangre más que suficientes, siendo esto lo más destacable. Porque, y aunque la intrahistoria fuese real, la cinta no tiene demasiado sentido ni ritmo argumental. La trampa de la familia maldita, y lo relativo a los hermanos Vicky, Mary y Adam no hay por donde cogerlo. Amén del final, o más bien doble final.

Uno cerrando la historia de la loca protagonista y el detective narrador, que parece interpretado por actores amateurs, o simplemente amigotes de la directora, y el referente a la asesina real. Con un “susto” final del todo bochornoso dentro de un taxi. Por favor, que alguien diga algo al montador.

Así estamos ante una cinta que para los aficionados al underground yankee es bochornosa, si, hasta para ellos (nosotros). Pero demonios, otra vez vuelvo a ir a contracorriente, porque la cinta, si es ciertamente olvidable, es más o menos entretenida en sus escasos 69 minutos. Porque es cierto que no tiene sentido, pero no se hace nada pesada, y tiene muertes más que suficientes como para aprobarla. Y si, no me volví loco, bueno quizá un poco, pero recomiendo este título a los aficionados al cine underground yankee setentero, que está más cerca de los cánones de los setenta que de los ochenta, con sus efectos psicotrónicos incluidos..jajaja ¿Creíais que no iban a aparecer? Grasso error.

La Mansion del Terror - 5

5

Género; Asesino en serie - Gore - Slasher

User Rating: Be the first one !

Busque También

Reseña- The devil’s woods (2015)

De manos de la productora Whitewashed Films llega el debut del irlandés Anthony White, el cual había dirigido un cortometraje, “Party 85” y había participado en la antología Shortcuts to Hell. Vol 1. Para llevar a buen puerto de este título abrieron una campaña de crowdfunding de 2.000€, la cual consiguieron sacar adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *