Home / Críticas / Crítica- The Head Hunter (2018)

Crítica- The Head Hunter (2018)

“Fantasía minimalista. O entras en su juego o no”

Cuando uno conoce este título lo primero que hace es incluirlo dentro de la espada y brujería. Y si bien es totalmente cierto, también nos quedaríamos muy lejos de lo que esta cinta realmente propone. Porque el último trabajo de Jordan Downey es una fantasía minimalista hasta el extremo. Donde nada se enseña y todo se intuye o se imagina. Por lo que sí puedo aseverar que estamos ante una cinta difícil donde si entras al juego propuesto por Downey disfrutarás enormemente, y si no estás perdido.

Aunque el bueno de Downey tiene experiencia en estas lides. No obstante sus anteriores trabajos fueron para la Troma, “ThanksKilling” y “ThanksKilling 3”, por lo que sabe lo que es aprovechar recursos y jugar con el espectador. Y, más aún, sacar el máximo partido a un bajo presupuesto. Tuvo a uno de los maestros cerca, Lloyd Kauffman.
Y, por si esto fuese poco, opta por otro gran acierto. Rodar un título de escasos 72 minutos. Como manda la buena tradición del cine underground yankee. Si no puedes, al menos esfuérzate y no machaques al espectador. Bravo por Downey.

Lo malo de todo el asunto reside en si uno, como espectador, entra fácilmente en la trama o no. Porque no tendremos ninguna pelea, todas son fuera de plano, ni veremos a ningún monstruo, al uso. Ni pasará nada realmente llamativo o con algo de acción. El minimalismo impera durante todo el metraje, y en mucho del mismo uno no sabe que esperar. Y por momentos se nos da información de la historia en sí, que es muy simplona, y en otros nos adentramos en la pena tremenda del Padre. parece ser.

Padre interpretado por Christopher Rygh, quien lleva en solitario todo el peso de la película. Y si bien cumple como fornido caza demonios, su escaso guión y poca profundidad gestual no es que animen o hagan destacar la trama. De hecho el propio Christopher Rygh debuta en este largo, solo ha realizado pequeños papeles como Zeus u otro vikingo y similar. Que para eso da la talla, y de sobra. Todo sea dicho.
Pero en esta “The head hunter”, primigeniamente conocida como “The head”, no acaba de hacerse con el control. Y eso que está él solito.

Porque el guión que escriben Jordan Downey y Kevin Stewart, compañero de fatigas de Downey y con el que ha colaborado en todos sus trabajos, no tiene gancho ni punch. Sí, que todo se centra en enseñar sin mostrar, decir sin hablar. Que si, que cada acción nos abre mas la historia. Que sí… que si a todo. Pero o entras en su juego o estás perdido. Sin más.

Aunque, curiosamente, no es un título que pueda, en absoluto, catalogarse como bodrio. Ni muchísimo menos. Me ha entretenido, aunque me haya desesperado en algún momento. Y el gran acierto de la duración es lo que consigue mantener al espectador con vida. Como veis en mi caso no acabé de entrar en la historia.

Además que es justamente el tramo final, como los últimos 20-15 minutos, donde, por fin, pasa algo interesante. Y parece que es donde el padre se redimirá y vengará la muerte de su hija. Tranquilos, que esto no es spoiler, que la historia es más simple que el mecanismo de un chupete. Aunque sí podrían haber dicho algo acerca del mejunje “mágico y revitalizante” que crea el Padre y que provoca la resurrección del monstruo.

Porque, ¿Tanto costaba mostrar un poco mejor las cabezas de los monstruos  clavados en la pared? Es una buena “sala de trofeos”, pero que no se ve, ni siquiera de día y con las puertas abiertas. Cosas del bajo presupuesto, ya sabéis.

Porque esto si daba para más. Esto si tiene buen poso. Pero no, de repente nos vemos en una persecución rodada demasiado a oscuras. Por cierto, ¿Quién es el director de fotografía? Pues el propio Kevin Stewart, que todo queda en familia. Es que los bajos presupuestos son así. Sin más. Aunque no hace un trabajo demasiado destacado. No aprovecha los páramos, abusa de la oscuridad, y tiene alguna que otra licencia que no me parece muy aceptable, pero bueno.

Aunque quizá no confiasen en las propias máscaras. Lo cual me hace dudar, porque el esqueleto de la hija tiene su aquel. Para habernos enseñado ese “Cutre-esqueleto” mejor ver máscaras de monstruos, que no son tan caras. Al menos la resolución, si bien es licenciosa y tramposa como ella sola, si deja buen sabor de boca. Y aunque no entendamos gran cosa, si cumple. Y, realmente de eso se trata. De pasar un rato entretenido. Y, ciertamente, esta cinta consigue que no nos durmamos, aunque, insisto, tiene un tono lento y minimalista que os podrá a prueba. Pero si aceptáis su estilo y licencias, os gustará. O, al menos, os satisfará, como a un servidor.

La Mansion del Terror - 5.8

5.8

Género; Espada y Brujería- Monstruos

User Rating: Be the first one !

Busque También

The furgans (2009) “Monstruitos de bajo presupuesto al estilo Gremlins”

Andrea Ricca me manda este su tercer cortometraje, anteriormente rodó The guardian y Ufo race, donde nuevamente dirige, interpreta, y produce, con un presupuesto muy escaso, de hecho el propio Ricca comenta en su web que es de presupuesto cero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *