Home / Críticas / Crítica- Anon (2018)

Crítica- Anon (2018)

“Distopía menor que no se sabe a qué juega”

Durante los últimos años han sido diversas las distopías tecnológicas que han visto la luz, ya sea jugando con el tiempo, los recuerdos, la memoria o vaya usted a saber. Así bajo producción de Netflix apareció en 2018 la cinta “Anon”, del director de la joya de culto “Gattaca” (1997) Andrew Niccol. Que parece sentirse cómodo rodando títulos de ciencia ficción del tipo, es mas su “In time” (2011), pertenece al tipo de cintas que os comentaba anteriormente.

Así nos sumergimos en un guión, obra del propio Niccol, que nos muestra una sociedad distópica donde todos los habitantes tienen implantado un “ojo” con el que se puede ver sus acciones y toda su información. Algo muy cómodo para la policía y la creación de una sociedad ideal, ¿no? Donde, además, se pueden intercambiar recuerdos, archivos, y cualquier cosa con solo pensarlo. Vamos, un internet a la enésima potencia.

Y claro, esta premisa, de primeras, hace pensar que tendremos un título muy interesante, pero la realidad es que no es el caso. Ya que todo lo, a priori, interesante de la propuesta desaparece casi desde el primer momento. Desde el momento en que el hacker de turno hace acto de presencia y la historia en si deja de apoyarse en las buenas ideas de la historia. Y esto es algo que me dejó perplejo, ¿Cómo es posible que teniendo unas ideas tan interesantes se opte por rodar una especie de drama romántico? Cuando, para más inri, tampoco es un drama romántico, es una amalgama de ideas inconexas que el bueno de Niccol no ha sabido llevar a ningún puerto.

Además, la continua incursión de trampas y licencias no ayudan a este tipo de productos. Que si vemos archivos de la vida de otros, que si se pasan archivos de unos a otros, que si una hacker que no tiene pasado, y es un “error”, que si que se yo que mas. Cuando todo lo bueno ni se toca, solo se comenta por encima. Véase la alienación de la sociedad, clave de cualquier historia distópica, ya sea en cine como en novela. Todavía me estoy preguntado que tenía en mente Netflix con este producto. Porque parece que quiere ir en una dirección, pero luego van en otras que no tienen demasiado sentido.

Ciertamente viendo esta “Anon” nos vendrá a la mente la cinta “La memoria de los muertos” (2004), por lo referente a los vídeos de la vida de cada cual. Y es que es tal cual, exactamente lo mismo. Pero todo lo bueno de esta, que lo único que hizo fue asentarse en una trama y un conflicto personal, aquí, como ya dije, ni se toca. Tenemos actores pasando, de forma hierática, por delante nuestra sin hacer que la trama levante.

Aquí ni la trama policíaca y los crímenes, ni la de la hacker, ni la del detective, Sal Frieland, es todo caótico. Por otra parte, Clive Owen como el detective Sal está plano, vacío y sin nada destacable. Cierto es que Owen siempre actúa de esa forma reservada, pero aquí llega a su tope. Y que si, que es para tener un actor algo inexpresivo debido a la sociedad, se supone, ¿Pero tanto?. Es de traca. Ya que su compañera, Amanda Seyfried, la hacker de la que nunca se sabe el nombre, hace un papel similar, pero está, infinitamente, mejor interpretada. Le da matices a su personaje, en todos los aspectos, así sin hacer una gran interpretación queda muy por encima que la de su compañero de reparto.

Que no solo es decidir tener una sociedad triste, fotografiada en colores ocres y apagados, que se quedan un poco a mitad de camino de mostrarnos algo interesante, y amputada de sentimientos. Es que el libreto toca sin tocar, amaga ir hacia algún lado sin ir. Es un, estoy cerca, pero mejor voy por otros derroteros. Así toda la trama policial es muy de estar por casa. Con una resolución menor, con sorpresa incluida, si, pero que ni sorprende ni acaba por despertarnos. Con una dirección falta de fuerza, y con cierta apatía en la misma.

Vamos, que parece más un encargo con el que Niccol y el resto de involucrados pagan las facturas, y esta no es la primera vez que una producción de Netflix no da esta sensación. Porque si quieres hacer trabajos para rellenar catálogo, al menos que sea de fácil consumo y que aporten. Aquí la lentitud y el querer contar algo que nunca se cuenta juegan totalmente en su contra. Y sin ser un mal trabajo queda en un segundo plano de las distopías del estilo que si se atreven a contarnos algo directamente, ya sea para bien o para mal.

Óscar Arias

La Mansion del Terror - 5.4

5.4

Género; Ciencia ficción - Distopía - Asesino en Serie - Policíaco

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- El Hoyo (2019)

La ópera prima del director bilbaíno Galder Gaztelu-Urrutia se hizo con el galardón a mejor película en Sitges 2019, y se ha convertido en una de las cintas de referencia en la actualidad. Quizá sea por el conflicto mundial que nos sacude o por la crítica social, pero se ha convertido en un título muy actual. Además, está cosechando grandes críticas, tanto de público como de crítica.

2 comentarios

  1. Aunque a estas alturas ya cansan un poco las distopías, y como bien se ha señalado, últimamente parece que Netflix produce películas simplemente por rellenar su catálogo. Una de sus cintas que me decepcionó bastante fue la de La Vieja Guardia, me esperaba una adaptación mejor a los cómics, que son buenísimos.

    En fin, habrá que ver que tal está esta cinta, que Netflix no deja de recomendármela. Aunque presiento que voy a estar de acuerdo con la crítica.

    • Óscar A.

      Pues no me desagradó “La vieja guardia”, me esperaba algo mas, si. Pero me entretuvo, que de eso se trata no?..jeje

      Esta tiene sus cosas buenas, y sus cosas que uno ni entiende.. Cuando la veas dinos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *