Home / Críticas / Crítica- Víctor Frankenstein (2015)

Crítica- Víctor Frankenstein (2015)

“Revisión excesivamente libre de la obra de Shelley. Mostrándonos una Buddy Movie con un guión sin pies ni cabeza”

La novela de Mary Shelley, Frankenstein, es una de los trabajos literarios con más adaptaciones cinematográficas de la historia. Así hemos visto versiones, algunas excesivamente libres, en el cine, la televisión, el teatro, o como serie de Tv. Y un personaje, el monstruo de Frankenstein, que se ha convertido en un icono de la cultura popular, atravesando, de hecho, el universo del terror para ser un icono pop. Bueno pop y todo lo que se os pueda ocurrir.

Con esta premisa vemos la llegada de la enésima revisión libre, y tan libre, de la magnífica novela de Shelley, la cual, por cierto, cumplirá 200 años en breve. Y sigue siendo una novela magnífica que no ha envejecido nada mal, lo cual dice mucho, y muy bueno, del texto de la escritora inglesa.

Y en esta ocasión partimos de un guión de Max Landis, cuyo trabajo más sonado fue “Chronicle” en 2012, excesivamente libre que se centra más en la vida de Igor, el cual es el narrador de la historia, que del propio Doctor, al cual le presenta más como un personaje bipolar, y algo desquiciado, en una especie de Buddy movie entre ambos personajes. Muy del estilo el cine ochentero norteamericano, por cierto, y aprovechando el éxito reciente de la película “Sherlock Holmes”, con la cual guarda varias similitudes, y su serie televisiva.

El director elegido para llevar este proyecto a buen puerto fue Paul McGuigan. Un director que siempre ha intentado acercase al estilo de Guy Ritchie, responsable de la citada “Sherlock Holmes”, y del cual todavía está muy alejado. Así en esta “Víctor Frankenstein” vemos elementos plagiados, descaradamente, de Ritchie, pero en peor. Y es que lo peor que puede hacer un director es tratar de ser otra persona que no es, y no conseguir, de este modo, tener un estilo propio. Porque la losa del cine de Ritchie, y de la serie de “Sherlock Holmes”, es demasiado grande durante todo el metraje.

Así estos dos elementos, nada frugales, como son la dirección y el guión nos dejan un trabajo que queda en tierra de nadie, y al cual es del todo lógico que le puedan llover malas críticas. Ya hay muchos trabajos derivados de la mítica obra de Shelley como para tener un trabajo tan mediocre, al menos en sus fundamentos. Aunque, muy curiosamente, la cinta no se hace en absoluto aburrida, y si bien los cambios con respecto a la obra no hacen más que darnos golpes a nuestro fanatismo, la cinta va cumpliendo con los cánones más básicos del cine. Que son, simplemente, los de entretener.

Así toda la parte inicial, totalmente deudora del cine de Ritchie, me repito, es un vaivén de momentos adrenalíticos, aunque eso de que Igor sea un maestro en medicina… que una cosa es aceptar licencias y otra es que me cambies el cuento de cabo a rabo. Al menos la decisión de mostrar con CGI los momentos médicos en el cuerpo humano si me parecieron un gran acierto. Porque la cinta tiene ritmo, una fotografía más que sobria, una banda sonora del todo aceptable y un excelente trabajo de diseño de producción, arte y vestuario. Lo cual ayuda, y muchísimo, al devenir de la cinta.

Por otro lado apuntar que el elenco cumple, aunque desentone por momentos. No puedo negar los grandes trabajos de la dupla protagonista, Daniel Radcliffe, siempre recordado por interpretar a Harry Potter y al que hemos visto en las recientes “La mujer de Negro” o “Horns”, y James McAvoy, el joven Charles Xavier de la saga “X- Men”. Eso que ambos tienen unos perfiles que les ayudan bien poco. Así Radcliffe, por demasiados momentos, va deambulando por la película con cara de estúpido. Y no, no pienso hablar de lo referente a su “cura” de la joroba, solo que acepto las licencias, aunque esta sea de traca. Y su compañero McAvoy tiene unos cambios demasiado radicales, así el perfil de un personaje bipolar se queda algo corto en este caso. Por lo que solo nos queda ir viendo la progresión de esta Buddy movie, en toda regla, y sus experimentos. Donde, que cosas, Igor ayuda y solventa los problemas del Doctor, o mejor dicho estudiante Frankenstein. Así hasta que vemos su primera obra, un simio creado con partes de otros primates. Y si bien su presentación es una secuencia dinámica, las licencias vuelven a ser algo excesivas. Eso sí, no deja de entrenar, cosa a destacar.

Aunque he de nombrar un elemento claramente menor. Se trata del personaje del inspector Rafferty. Personaje patéticamente escrito que deja totalmente vendido al actor Bronson Webb, visto en “Eden lake” y como secundario en varias de las últimas grandes producciones de Hollywood. Así su trabajo, y este personaje, son de lo peor de toda la cinta. Y no solo eso, sino que son de lo peor que he visto en bastante tiempo.

Así solo nos queda esperar a ver a la criatura, pero antes tenemos una trama romántica de Igor con la trapecista, a la que salvó la vida, Lorelei, interpretada por Jessica Brown Findlay. Y esta trama es algo simple, por no decir absurda. En ningún momento la cinta se para a enseñarnos los traumas y problemas de Igor, y el guión deambula sin sentido entre el drama, la medicina, el Mad doctor, la investigación policial, y que se yo cuantas sub tramas y subgéneros mas.

Por eso, y ahora sí, solo nos queda esperar a ver a la criatura. Y una vez conseguimos llegar a ella lo que nos encontramos es una especie de monstruo tipo los vistos en “Prometheus”, y mira que ha habido modalidades de Frankenstein en la historia del cine. Pero no, mucho CGI y poco impresionante el monstruo. Más aún cuando nos lo venden como un ser de dos corazones, cuatro pulmones y algo más de dos metros y medio de altura. Pero luego le vemos luchar contra el Doctor Frankenstein y solo le saca una cabeza. Perdón, pero esto sí que no. Porque es cierto que el laboratorio final está recreado de forma perfecta, pero aquí las licencias se vuelven algo insoportables. Más aún cuando hasta el narrador nos engaña.

Sí, nos engaña, y hago un paréntesis. Ya que al nacer el Monstruo nos dice que el resto de la historia ya la conocemos, ¿Entonces como es posible que entre ambos acaben con él? No di crédito. A, que sí, que era para dejarnos el enésimo “Happy end” made in Hollywood. Esto sí que no… Y, que curioso, aun con todo me resultó un título entretenido. Nada destacable, pero efectista. No soy de los que despotrica sobre este título por mancillar la novela de Mary Shelley, que hay peores adaptaciones libres, y mucho. Solo hay que recordar el “Yo, Frankenstein” visto el año pasado. Y tampoco hay que sobrevalorarla, aunque aquí la fanaticada del pequeño Potter no hace ningún bien. Eso sí, espero que Paul McGuigan se decida a buscar un estilo propio, y deje de ser un Guy Ritchie wannabe…

La Mansion del Terror - 6

6

Género; Frankenstein - Monstruos - Buddy Movie

User Rating: Be the first one !

Busque También

“It: Capítulo 2” Trailer ya disponible

¡Por fín! Ya está disponible el primer trailer de la esperada "It: Capítulo 2". Secuela de "It (Eso)", película de terror más taquillero de la historia, con Andy Muschietti nuevamente tras las cámaras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *