Home / Críticas / Crítica- I was a zombie for the F.B.I. (1982)

Crítica- I was a zombie for the F.B.I. (1982)

Reseña publicada en el fanzine Pupepts & Clay

Marius Penczner es otro de esos directores con un único título a sus espaldas, el cual, como es de esperar, cuenta también con guión propio. Si bien primigeniamente pretendía crear un splastick, finalmente acabó rodando una cinta homenaje al cine negro y la ciencia ficción de los años 50. Además, tomo como referencias la serie de títulos terroríficos de los cincuenta y sesenta “I was a teenage” y lo mezcló con “I was a communist for the FBI” del gran Gordon Douglas de 1951 y con un poquito de Stop motion le salió esta “I was a zombie for the FBI”.

De todos modos la intrahistoria de este título es de traca. Y es que a principios de los ochenta cosechó un cierto renombre dentro del panorama independiente gracias al programa de Tv “Nightflight”, hasta donde todo un Bob Dylan conoció la cinta, quedando encantado con ella.. o eso se dijo siempre…jajaja

Pero entrando en materia de lo que nos interesa a nosotros, la Stop Motion, lo primero que hay que decir es que Bob Friedstand, responsable de los efectos, no fue ningún alumno aventajado del genio Harryhausen. Pero ni de lejos.

Tenemos un monstruo, llamado Zbeast, realizado en plastilina, del cual durante todo el metraje solo nos muestran sombras o una garra. Aparte de una fotografía del todo deformada, en serio.

Así hasta casi llegado el final donde, al fin, le veremos en un duelo contra los agentes del FBI. Y este duelo nos deja del todo patidifusos. Porque ni la animación, ni el diseño del monstruo, ni el montaje cumplen.

Cierto es que estamos ante una especie de homenaje al cine de los cincuenta, pero esto es demasiado. Ya empezando por el diseño de la criatura, la cual podéis ver en las imágenes. Un monstruo poco, o nada, original, con unos movimientos espasmódicos que dan algo de vergüenza ajena. Amén de lo mal montado del todo el asunto. Así veremos un monstruo de apariencia de enano, tratando de simular ser un gigante, de traca.

Pero peor aún el final de nuestro amiguito, porque con dos hachazos les vale para acabar con el.. una pena.

Eso sí, sus movimientos si están conseguidos, al césar lo que es del césar. Que si bien el diseño deja que desear, y su montaje también, los movimientos no son del todo calamitosos..jajaja

Como dato apuntar que Marius Penczner volvió a usar a este monstruito en el videoclip de los míticos ZZ Top “TV Dinners”, donde luce mucho mejor. Especialmente al mostrarlo como un monstruito pequeño, tipo “Ghoulies”, y no tratar de enfrentarlo contra un humano.

De todos modos la versión de la cinta que pude disfrutar es la reeditada en 2005, la cual tiene unos 33 minutos menos que su duración original. Habiendo sido el propio director el responsable de este gran corte. Quizá ahí se veía más a nuestro monstruito, aunque, sinceramente, no lo creo. Eso que el presupuesto de la cinta fue de 12.000 dólares, los cuales aumentaron hasta los 27.000 en la fase de postproducción y distribución.

Sobre el resto de la cinta solo apuntar que esta investigación de los G-Men, agentes del FBI, acerca de extraterrestres, personas zombificadas y fórmulas de refresco, no tiene desperdicio. Así en los escasos 75 minutos de la edición actual no da tiempo al aburrimiento. Más aún cuando Penczner decide, de forma muy acertada, dividir la cinta en varios “capítulos”, en el más puro estilo de los seriales de los 50.

Por otra parte tenemos unos zombies muy romerianos, pero totalmente alejados a estos. El ansia por la carne humana no existe. Son simples autómatas a las órdenes de los extraterrestres de turno, que tienen la Zball con la que zombifican a los humanos. Si, así es esto. Además, en algunos casos, dan de comer a su animalito, el citado Zbeast con los citados zombies.
Tampoco rehúye del gore, cosa de agradecer. Así vemos un cráneo abierto y su pertinente cerebro, además de algunas que otras muertes en primer término. Lástima que las pistolas sean de fogueo, y nadie trate de camuflar sus disparos. Mejor verlo que contarlo.

Y si, tenemos ligue de por medio, faltaría menos. El agente bueno, y chulito, y la jovencita. Y sí, es tal y como lo podáis imaginar. Además, y no me extraña, tiene un cierto estatus dentro del underground yankee. Que, aún con sus cosas, es toda una joyita. Así que si tienes la oportunidad no la dejes escapar.

Podéis ver esta película entera en el vídeo que o dejamos.

La Mansion del Terror - 6.8

6.8

Género; Cine Negro- Stop Motion - Zombies- G-Men- Underground USA

User Rating: Be the first one !

Busque También

El valle de Gwangi (1969) “Trabajo menor del genio Harryhausen, pero bastante violento”

El especialista en efectos especiales, y animador de King Kong, Willis O’Brien ya tenía en mente esta historia desde los años 40. Pero ningún estudio accedió a rodarla, quizá por sus similitudes con King Kong y lo psicotrónico de su historia, vaqueros contra dinosaurios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *