Home / Críticas / Cortometrajes / King crab attack (2009)

King crab attack (2009)

Tras la moda de los falsos trailer de películas el francés Grégoire Sivan, que ya tiene en su haber varios cortos de animación, realizó esta especie de Teaser trailer de siete minutos donde destripa completamente lo que sería una interesante película de monstruos totalmente deudora del cine de los 50, con su bicho gigante, en esta ocasión cangrejos, su Mad Doctor, que encima ha robado la mujer al héroe, que es, ni más ni menos, un Guardacostas perdedor al que todo le sale mal y encima tiene un pequeño trastorno infantil debido a un cangrejo gigante, faltaría menos.

Afortunadamente cuenta con una producción elevada, así vemos buenos efectos especiales e interesantes rubros técnicos, la fotografía parece la de un largo totalmente profesional, la banda sonora está cuidad, el montaje es muy dinámico, y la dirección cumple a la perfección, vamos que debieron manejar un buen presupuesto, teniendo bastantes días de rodaje y post producción, al cual le supieron sacar total partido, algo que agradecer.

Lo malo de todo, pues que después de visto nos deja con una ganas locas de ver el largometraje que propone, porque cualquier aficionado al cine de monstruos de los cincuenta encontrará este trabajo sobresaliente, con infinidad de detalles a decenas de títulos de esa época, ¡si hasta tendremos hombre gigante¡, además todo está aderezado de una comedia nada socarrona ni boba, bueno un poco si, pero funciona a la perfección, o al menos lo parece en los siete minutos de duración de este trabajo.

Lógicamente ha obtenido buenas críticas en festivales tanto por parte de público como de crítica. Recomendado.

La Mansion del Terror - 8.5

8.5

Género; Monstruos - Comedia

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- The Head Hunter (2018)

Cuando uno conoce este título lo primero que hace es incluirlo dentro de la espada y brujería. Y si bien es totalmente cierto, también nos quedaríamos muy lejos de lo que esta cinta realmente propone. Porque el último trabajo de Jordan Downey es una fantasía minimalista hasta el extremo. Donde nada se enseña y todo se intuye o se imagina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *