Home / Críticas / Crítica- El día del fin del mundo (1955)

Crítica- El día del fin del mundo (1955)

“Serie B de Corman, está todo dicho”

Estamos ante una de las primeras películas dirigidas por Roger Corman, el mismo año rodó cinco trabajos de serie B de bajísimo presupuesto, [Swap woman, The beast with million eyes, aparte de un par de western] y aunque se dice que esta es la primera es un dato difícilmente contrastable. Ya en sus inicios el bueno de Corman trató de rodar títulos baratos, demasiado baratos, para sacarles el máximo partido económico, estaba a punto de nacer la AIP, American International Pictures.

El guión, cutre guión, de Lou Rusoff tenía como referencia la reciente Five, 1951, y el reciente interés sobre la amenaza nuclear y el fin del mundo. Para protagonizarla se contó con Richard Denning, en el rol de héroe y que ya trabajó en otro título apocalíptico como Objetivo la Tierra, 1954, con la cual esta que nos ocupa también guarda alguna semejanza, o La criatura de la laguna negra, 1954, entre otras, con Paul Birch, el científico, visto en Not of this earth, 1957, Lori Nelson, su preciosa hija que está en edad de merecer, vista por Revenge of the creature, 1955, Mike Connors, el mafioso y enemigo del héroe, visto por Swap woman, 1955, o Demasiado asustada para gritar, 1985, y Adele Jergens, su tonta enamorada, vista en Abott and Costello meets the invisible man, 1951. Del resto del escaso elenco decir que a Raymond Hatton le vimos por La invasión de los hombres del espacio, 1957, a Paul Dubov en Voodoo woman, 1957, o al habitual Jonathan Haze por El terror, 1963, o La pequeña tienda de los horrores, 1960. Apuntar igualmente que el propio Corman hace una especie de cameo, se le ve en una foto junto al personaje de Louise, y que Paul Blaisdell, diseñador de la criatura es el mismo que la interpreta.

Después de un holocausto nuclear se acaban reuniendo siete personas en el refugio de Jim Maddison y su hija Louise, pero allí las tiranteces serán palpables debido a Tony, el cual quiere conseguir a Louise, la cual prefiere a Rick, que a su vez a descubierto a un hombre infectado al que trata de ayudar, aunque Jim solo piensa en repoblar el planeta y tratar de sobrevivir. Pero al mismo tiempo unos mutantes carnívoros les acechan, teniendo así que tratar de sobrevivir o buscar a mas supervivientes.

Como es de todos conocidos Corman es el rey de la serie B y Z, no obstante con estos sus primeros trabajos ya lo demostró, guión pobre, plano y sin casi nada destacable, salvo honrosos matices, pocos actores, menos efectos, un monstruo o criatura realizada con cualquier elemento barato, fotografía casi inexistente, al igual que la banda sonora, y un montaje algo atropellado con el único fin de poder distribuir el producto lo antes posible.

Y bien, al bueno de Corman le salió, prácticamente, siempre bien la jugada, y aunque estemos ante productos de bajísima calidad si tienen un toque especial para el aficionado y creó, casi sin querer, una cantidad de productos que a día de hoy son buscados por todos los aficionados. Además de haber creado monstruos y situaciones tan inverosímiles que han calado hondo, quizá por su torpeza, o mas bien por saber que es lo que las juventudes de la época querían, sin saber que en décadas venideras no seríamos pocos los que, en cierto modo, disfrutásemos de estos títulos.
A la par de haber creado un mercado de coleccionismo enorme, algo por lo cual cualquier aficionado debe estar encantado, como es mi caso, por cierto.

Los perfiles son bastante malos, el guión se escribió en un par de días, y claro, no podemos esperar perfiles trabajados, escenas pensadas ni nada por el estilo, esto es rodar a toda velocidad sin mas. Así vemos a algunos actores, como puedan ser Richard Denning y Lori Nelson, que parecen intentar realizar buenas interpretaciones, vamos que se tomaban algo en serio su trabajo, ya que otros, como Paul Birch o, especialmente, Mike Connors, realizan interpretaciones pésimas. Aunque es cierto que algunas de sus líneas de guión son patéticas, risibles y del todo suprimibles, aunque con el paso del tiempo quedaron en la memoria de la serie B.

Por ejemplo, ¡Birch está todo el film tratando de que alguien embarace a su hija para repoblar el mundo¡ O como cuando cuenta el porqué su casa se salvó del holocausto nuclear, por estar rodeada de Robles, además de estar preparado para este holocausto. Vaya tela.

Es curioso como los efectos de la radiación salen al paso y salvan la situación con técnicas muy amateur, vemos como una especie de estrella de mar que simula un “tumor”, o simplemente barro puesto por la cara. O los trajes usados para crear al monstruo, que resulta muy cutre, y que fue mejorado en la posterior She- creaure, 1956, el cual se parece bastante a este.

Los momentos tensos entre Rick, Jim y Tony son bastante sosos, repito que la actuación de Mike Connors es bastante floja, y toda su resolución, aparte de saltos temporales increíbles, es muy floja. Al menos la relacionada con los monstruos es mas simpática, si, no es buena pero resulta entretenida y el ver a este tipo de monstruos de serie B de los 50 siempre me encantó, que se le va ha hacer..jajaja

Uno de los primeros productos de Roger Corman, por lo que sabemos lo que nos vamos a encontrar, bajo presupuesto, guión flojo, calidades técnicas escasas, etc. Aunque solo por ver el tipo de monstruo que se nos va a mostrar ya casi vale la pena echarla un vistacillo. Eso sí, siempre se le achacó a Corman lo flojo de sus guiones, algo del todo cierto, ya que una cosa es realizar una cinta de Serie B o Z y otra es rodar sin pensar, aunque, al menos, sus productos de los 50 resultan mas entretenidos que series B posteriores. Especialmente de las cintas de bajo presupuesto actuales, porque por mucho que podamos decir de estas, al menos siempre resultaban simpáticas, que demonios.

Óscar Arias

La Mansion del Terror - 5

5

Género; Post apocalíptico - Mutación - Ciencia ficción

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- Wyrmwood: La carretera de los muertos (2014)

El debut del australiano Kiah Roache-Turner nos muestra a un fan del cine de género detrás de la cámara. Así, con un presupuesto ajustado decide rodar un híbrido de cine apocalíptico, con Mad Max y sus innumerables explotaciones a la cabeza, y cine zombie con un Mad Doctor sacado del cine ochentero más clásico. Todo con una historia muy básica escrita por él mismo y su hermano Tristan, donde meten algún detalle novedoso y muy interesante que luego os comento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *