Home / Críticas / Crítica- Nocturna, la nieta de Dracula (1979)

Crítica- Nocturna, la nieta de Dracula (1979)

Única incursión de Harry Hurwitz en el terror, es más habitual de los musicales y las comedias, no obstante esta cinta contiene diversos elementos de dichos gèneros, además esta película fué protagonizada, escrita y producida por la Armenia Nai Bonet, bailarina profesional que quiso dar el salto a la gran pantalla definitivamente, anteriormente había participado en otros largometrajes pero quería protagonizar uno, aunque le salió mal la jugada ya que no rodaría ninguna otra película. Escogió a Hurwitz para dirigirla, ademàs se rodeó de actores de renombre, así vemos al gran John Carradine en otra serie B vampírica, a la mítica Yvonne De Carlo realizando su enésimo papel de vampíra, siempre será recordada por ser Lily Munster, aparte podemos destacar a Antony Hamilton, Aullidos 4, Irwin Keyes, Frankenstein general hospital, Sy Richardson, Repo man, o un debutante Al Sapienza, Megalodon.

La familia Dracula pasa por malos momentos, así el Conde, ya mayor y sin colmillos, se ve obligado abrir un hotel que dirige su bella nieta Nocturna, pero un día un grupo musical actuará en el hotel y Nocturna se enamorará del guitarrista, Jimmy, con el que decidirá ir a Manhattan, descubre que cada vez que baila se ve reflejada en un espejo y cree que es una gran oportundiad de ser humana. En Manhattan se hospedarà en casa de Jugulia, una antigua amiga del Conde. Pero este decidirá ir en busca de su nieta para hacerla volver a su tierra. 

Rareza dentro del cine de vampiros que mezcla comedia, poca, mala y socarrona, y mucha música disco y elementos pulp de finales de los setenta, todo esto en una coctelera vampírica, lo que nos da un título simpático por momentos, aunque no sea nada del otro mundo, además los bailecitos son para verlos, no son tan pésimos como el conocido baile de Sardu, pero no se le queda lejos, ya que Nai Bonet baila de forma bastante cutre, y eso que era bailarina profesional y produjo este título para su exibición, algo que quizá le sentó bastante mal ya que no participaría en ninguna otra película. Los rubros técnicos son normalitos, dentro del bajo presupuesto cumplen, al igual que la banda sonora, que hará las delicias de los enamorados de esa época ya que está cantada por Gloria Gaynor, diva de la música disco de los 70. 

Como no otro de los reclamos son los desnudos protagonizados por Nai Bonet, y otras actrices, hay una escena en un baño de nuestra Nocturna que es larga, erótica y dice mucho sobre el producto que tenemos entre manos. Como no, hay sitio para las drogas, pero esta vez una droga para vampíros, ¡con una línea tienen sangre para toda la noche! Impagable, aunque este detalle de la supervivencia en las grandes ciudades ya se había visto en otros títulos , las formas vistas en este son muy graciosas. 
Otro de los detalles es el uso de efectos, pero de los ultracutres, aunque en cierto modo efectivos, los vampiros se convierten en murciélagos, usando el ordenador, vemos como una explosión, ínfima e infame, y de repente unos murciélagos en 2D que resultan muy graciosos, ¡de hecho en su primera aparición no pude paraa de reirme! Otro es cuando Dracula hace apra el tiempo y vemos unos coloridos muy cantosos, ¡¡ni Al Adamson con su SpectrumX!! 

Las actuaciones son normalitas, Nai Bonet no destaca en absoluto y sus bailes son muy del montón, Antony Hamilton, su compañero de baile, realiza unas coreografías pésimas, parece un pavo, es mejor verlo que contarlo..telita.. Como no, lo mejor es poder disfrutar de momentos entre dos grandes actores como Carradine e Yvonne De Carlo, ambos en su sitio, hasta tienen una mini secuencia con baile sexy de por medio, ¡pero no espereis ver bailar a Carradine!jajaja
El final es muy de telefilm, quizá esa era uno de los objetivos de Bonet, aunque parece ser que le salió el tiro por la culata y esta película ha pasado sin pena ni gloria dentro del universo vampírico, de hecho es más recordada por su genial título que por nada mas. 

Versión setentera y extraña del mito vampírico, mezclando comedia y música disco y teniendo como protagonista a Nocturna, la nieta de Dracula, si es que con este título quién se puede resistir.. Como no, tenemos a John Carradine, siempre realizando este tipo de productos. La cinta no es que sea gran cosa, pero cualquier seguidor del cine de vampiros debería verla para ver algo novedoso y distinto, aqui tenemos amor, música disco, murciélagos en 2D y destape. En España se comercializó como “La primera comedia musical de terror sobre una hembra vampíra contemporánea, que no es otra que la nieta de Drácula”, ahí es nada.

Busque También

Crítica- Pokémon: Detective Pikachu (2019)

Vaya por delante que no he visto nada de la serie de Pokémon, o de sus videojuegos, series de televisión, más de veinte largometrajes, o algo de nada. Vamos, que soy un neófito sobre el universo Pokémon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *