Home / Críticas / Crítica- Eter (2018)

Crítica- Eter (2018)

“Mad Doctor pre Guerra Mundial que va de más a menos, pero que cuenta con un final soberbio”

El director polaco Krzysztof Zanussi es un veterano realizador, ya cuenta los 80 años, filósofo y físico cuyo primer largometraje data del año 1969, aún siendo sus primeros cortometrajes del año 1958. Así que os podéis hacer una idea. Debido a que su cine ha versado en el drama y cine protesta no lo he seguido en absoluto, soy de mis géneros, que se le va ha hacer. Aunque quizá tenga algo relacionado a nuestros géneros, lo desconozco. Pero con la aparición de su última película, “Éter”, hemos tenido que hacerle un hueco en nuestra (vuestra) Mansión.

Y es que esta “Éter” nos cuenta la vida de un Mad Doctor en toda regla, algo especial, cierto, pero muy clásico. Cierto es que Zanussi juega más en la liga del drama y la crítica social que en los cánones del cine de género, pero aún con todo este título tiene cabida, totalmente, dentro del cine de género. Más aún con su tramo final, donde, no sé cómo explicarlo sin realizar Spoilers, todo vira al fantástico más magistral.

Aunque he de decir que la propia distribuidora “revienta” en cierto modo esta sorpresa, así que no seré yo quien desvele nada…jajaja
Pero entremos en materia. Porque el guión del propio Zanussi da para mucho. En él nos muestra a un doctor de principios del siglo XX, antes de la I Guerra Mundial, que comete un asesinato tratando de violar a una joven, pero este se libra de la horca y es enviado a un cuartel militar. Allí comenzará a ocuparse de los soldados y sus enfermedades, principalmente venéreas, además de las chicas del burdel, y logrará poder experimentar con el éter, que da título a la cinta. Todo ayudado con un aprendiz, como no podía ser de otra forma.

¿Os suena? Claro, es muy básico del cine de Mad Doctors, más aún cuando sus experimentos tratan sobre el dolor, la inconsciencia y el poder, pero esto es otro cantar. Así poco a poco el Doctor comienza a tener un poder enorme en el cuartel, ¿También os suena? No me extraña. Pero todo está contado en un prisma bastante dramático, con lentitud. Cocina a fuego lento vaya. Así toda la parte inicial nos va sorprendiendo para ir llevándonos a cotas más de crítica y drama que se alejan de nuestros cánones, más aún cuando el tramo inicial si nos muestran momentos cercanos a la tortura y con experimentos “bastante cuestionables”.

Porque para los degustadores de terror o fantástico también tendremos alguna que otra escena que nos levantará el ánimo dentro de tanto drama. La escena del parto es soberbia, o la de alguno de los experimentos del “buen doctor”, si hastatendremos una ouija. Y aunque la cinta, según nuestros cánones más básicos, vaya de más a menos, nunca aburre. Y es que se nota que estamos ante un director de recursos y veterano.

Así cuenta con rubros técnicos correctísimos. Quizá no destacables, pero para el tipo de película que es son formidables. Tanto la fotografía como la banda sonora están en un segundo plano perfecto. Ocupando su lugar y ayudando en todo momento al devenir de la trama. Si es más destacable el arte, con unos diseños simples por momentos y muy recargados en otros. Aparte que el vestuario del Doctor me encantó. Ese traje de látex negro es de cartel, y fotocromo, puro y duro.

Además las actuaciones brillan a gran nivel. Jacek Poniedzialek realiza una interpretación del Doctor llena de matices, quizá algo desigual en momentos, pero todo es debido a su perfil. Aunque todo se explicará al final de la cinta, pero de eso hablaré más tarde. Su ayudante, el joven Ostap Vakulyuk, hace un dúo con Poniedzialek de gran nivel. Y Vakulyuk sirve de contrapunto en todo momento, como la parte humana de los experimentos.  Y es que esta dupla nos deja algunos grandes momentos dramáticos, y con un tramo final que es mejor ver. Tampoco podemos olvidarnos de Andrzej Chyra, que interpreta al Comandante. Perfil muy bien trabajado y al cual le saca gran partido Chyra.

Pero he de reconocer que la cinta va bajando enteros en su tramo central y final, donde nuestro Doctor empieza a humanizarse y es engañado. Y donde vemos escenas que no se entienden muy bien, quizá por los actos del Doctor y el resto de personajes. Y es aquí, justo a cinco minutos del final, donde Zanussi nos deja ojipláticos. Y nos lega un final soberbio que enmarca, totalmente, a este título dentro del fantástico.

Y tengo que meter Spoiler, lo siento. No leas sino lo viste

Cuando vemos como aparecer el Diablo y empezamos a entender todos y cada uno de los acontecimientos y actos del Doctor todo empieza a cuadrar de forma magistral. Con precisión quirúrgica. El ayudante, el bebé, su libertad, todo. Sí, creo que es un error decir que está basado en el mito de “Fausto”, porque te priva de la sorpresa, pero, desde luego es de los mejores finales basados en el mítico relato de Goethe. Lo malo es que dan ganas de revisar la cinta y poder entenderla, y disfrutarla, de distinta manera. Porque si bien esto es una especie de virtud también es un error. Tener que ver una cinta dos veces para poder entenderla nunca me gustó. Aunque quizá opte por la fórmula más fácil, revisarla para disfrutarla en su esplendor.

Fin de Spoilers

El director polaco Krzysztof Zanussi es un veterano realizador, ya cuenta los 80 años, filósofo y físico cuyo primer largometraje data del año 1969, aún siendo sus primeros cortometrajes del año 1958. Así que os podéis hacer una idea. Pero debido a que su cine ha versado en el drama y cine protesta no lo he seguido en absoluto, soy de mis géneros que se le va ha hacer. Aunque quizá tenga algo relacionado a nuestros géneros, pero lo desconozco. Pero con la aparición de su última película, “Éter”, hemos tenido que hacerle un hueco en nuestra (vuestra) Mansión.

Por otra parte me resultó curiosa la forma con la que se trata la llegada de la primera gran guerra. Aunque no, no esperéis nada cercano al naziexplotaition ni nada por el estilo. No hay erotismo ni destapes. Si tenemos burdel, puterío y borracheras, pero Zanussi lo trata de un prisma dramático en su gran medida. Y otra cosa que me sorprendió es que estemos ante una coproducción de cinco países, Polonia, Ucrania, Lituania, Hungría e Italia, y que haya tardado tanto en llegar a nuestros cines. Más aún siendo de un director con mucha fama dentro del cine europeo. Desde luego este título es para no perdérselo, y, aunque tenga un bajón en su tramo central, el final es simplemente soberbio.

La Mansion del Terror - 6.5

6.5

Género; Drama - Mad Doctor - Diablo

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- El año de la plaga (2018)

“El año de la plaga” es una novela del escritor español Marc Pastor del año 2018, mismo año en que el director C. Martín Ferrera (“Zulo”- 2005) decidió rodar su versión cinematográfica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *