Home / Críticas / Crítica- Oblivion (2013)

Crítica- Oblivion (2013)

“Otro blockbuster de ciencia ficción con una parte inicial demasiado lenta, y unas licencias demasiado remarcadas”

El director Joseph Kosinski, responsable de “Tron; Legacy” (2010), escribió un relato corto en 2005, la cual pasó a ser novela gráfica y distribuyó alrededor de 30.000 ejemplares en la Comic- Con de 2010, aprovechando la presentación de su nueva versión del clásico de Disney. Ahí comenzó a fraguarse la historia de esta película, la cual cayó en manos de la Universal y de Tom Cruise, un gran seleccionador de productos comerciales de calidad. Así el actor se embarcó en su tercera incursión dentro del cine de ciencia ficción. Anteriormente ya habíamos visto a la estrella en “Minority Report” (2002) y “La guerra de los mundos” (2005).

Como es de esperar el resto del, escaso, elenco está encabezado por estrellas conocidas de la meca del cine. Así vemos a Morgan Freeman, o la bella Olga Kurylenko, que están acompañadas de Nikolaj Coster-Waldau, recientemente visto en “Mamá”, Andrea Riseborough, actriz emergente, o la veterana Melissa Leo.

Pero he de decir que estuve durante más de la mitad de la película preguntándome de qué demonios iba todo. No entendí nada hasta bien pasados los minutos. Elemento que veo menor, ya que las similitudes a otros títulos de ciencia ficción, tipo “Matrix”, “Avatar”, “John Carter” y demás son amplios. Aunque, hay que reconocerlo, Joseph Kosinski es un excelente creador de secuencias. Ya lo demostró en “Tron”, y aquí lo ha vuelto ha hacer. Sabe disponer planos magistrales, de una belleza sublime, pero, lamentablemente, no con eso se consigue tener una gran película. Porque, si bien esta cinta es entretenida, no deja de ser un producto del montón y de rápido consumo.

Y es que la historia, poco original, tiene una serie de licencias que exigen mucho del espectador. No quiero realizar spoilers, pero cualquier que la haya visto me entenderá. Así todo el tramo inicial nos deja con preguntas enormes, hasta que aparece Beech, interpretado de forma muy plana por Morgan Freeman. El cual, a priori, parece que será el encargado de dar las soluciones del asunto, y no, no es así. Será el propio Jack quien las encuentre.

De todos modos todo este desbarajuste argumental está muy bien solventado en unas interpretaciones de quilates. Así la dupla Cruise- Riseborough funciona a las mil maravillas. La actriz borda su perfil, y el bueno de Cruise la deja hacer a su antojo. De él poco se puede decir que no se haya dicho mil veces. Un actor de primer nivel que sabe perfectamente que hacer en cada producto. Aquí solo está para el servicio de la película más que para el suyo propio. Desde luego lo mucho que ha mejorado este actor con los años, bravo por él.

Así nos encontramos con una primera parte algo lenta, aunque no tediosa, para pasar a una segunda donde la acción toma relevancia, como buen blockbuster. Entonces veremos luchas entre los drones y los humanos, y se nos desvelará un argumento muy interesante, aunque poco original. Algo que no es que sea malo, en absoluto. Además Kosinski sabe sacar el máximo partido a este punto. Así si, bien tenemos una lucha cercana a la vista en “Matrix”, el director sabe darle un toque bastante personal, dentro de lo que cabe y contando con un presupuesto menor.

Lo que si me pareció muy forzado, aunque lo entiendo estando ante un blockbuster, es la trama romántica a dos bandas. Está claro que los grandes estudios no dejan estos elementos a la ligera, pero en esta ocasión quedan demasiado forzados. ¿En una primera noche ya hay embarazo? Perdón por el spoiler.

Igual pasa con el desenlace de la cinta, al cual le falta algo más de fuerza. De hecho cuando se comienza a desvelar toda la trama alienígena me faltó algo más de tensión y menos bondad por parte de la dirección. Así el momento final está tan cantado que no sorprende. Aunque he de reconocer que el Happy end me mató. Creo que sobra a todas luces, pero claro, esto es lo que vende..

En definitiva, un blockbuster bastante aceptable al que le falta más claridad en su planteamiento y que hubiese arrancado antes. Hay mucho metraje de mas, nunca entenderé esta nueva moda de hacer películas largas estirando argumentos, o líneas argumentales, innecesarias.

Así sin ser una gran película si consigue dar en el clavo y salvar su presupuesto con solvencia. Ahora solo falta que algún día los grandes estudios realicen una cinta de ciencia ficción realmente valiente y arriesgada.

Busque También

Crítica- El año de la plaga (2018)

“El año de la plaga” es una novela del escritor español Marc Pastor del año 2018, mismo año en que el director C. Martín Ferrera (“Zulo”- 2005) decidió rodar su versión cinematográfica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *