Home / Críticas / Crítica- Sexy cat (1973)

Crítica- Sexy cat (1973)

“Mezcla de giallo, cómic y los héroes casposos de la época. Lo mejor de Tabernero”

Debut cinematográfico de Julio Pérez Tabernero, anteriormente había participado como secundario en diversas producciones, pero en esta ocasión se suma a las dos modas de la época, el giallo y cultura pop reflejada en la gran cantidad de comics pulp y heroes casposos. Posteriormente rodaría un par de títulos de género, La alegres vampiras del Vogel y Terror caníbal, y varias cintas eróticas. El reparto está encabezado por Germán Cobos, Las alegres vampiras del Vogel, o El rostro del asesino, que está acompañado de Mariano Vidal Molina, El mariscal del infierno, Lone Fleming, La noche del terror ciego, Dyanik Zurakowska, La orgía de los muertos, o el cómico Emilio Laguna.

Ampliando la sinopsis decir que el Detective Cash comienza a investigar la muerte de Martin Grandi, la persona que lo contrató, y verá como poco a poco todas las personas relacionadas con Sexy Cat van apareciendo muertas de las mismas formas que se pueden ver en el comic. Encima ahora se está grabado una serie televisiva que protagonizará Sugar. Mientras, el Inspector da palos de ciego y deja el peso de la investigación en manos de Cash.

Buen giallo patrio el que nos presenta en esta ocasión Julio Pérez Tabernero, que lamentablemente no consiguió rodar ningún título superior y el cual es recordado por rodar la peor cinta de caníbales de todos los tiempos, y ya es decir, Terror caníbal. Pues bien, aquí tenemos un giallo al uso, pero mezclado con ese toque del cómic de la época que le da un toque especial. Además el guión es bueno, no un maravilla pero resulta ciertamente competente, al igual que los rubros técnicos, que no destacan pero cumplen. Lo que si eché en falta es una banda sonora que dijese algo, al tener a esta antiheroina, Sexy Cat, y esa especie de Detective a lo Bond, la banda sonora se me antoja bastante importante, y aquí Tabernero falla.

El elenco cumple sin mayor gloria, quizá la interpretación, parece debido al perfil del personaje, de Mariano Vidal Molina me resultó muy forzada, al mismo tiempo es curioso como Tabernero trata de introducir elementos de las recientes cintas de héroes casposos de la época, y así tenemos un detective, Chas, mujeriego y perspicaz, una especie de Bond en plan cutrecillo, pero resultón, sobretodo con las mujeres.

Nuestra antiheroina viste en cuero, peluca y antifaz, vamos que encaja a la perfección en el universo giallesco y en el de los heroes casposos, aparte sus asesinatos son violentos y algunos se nos muestran de forma gráfica. Seguramente haya una versión Uncut para el mercado internacional ya que en la versión española da la sensación de haber cortes demasiado drásticos, aún así veremos una garganta rasgada en primer plano, la muerte por asfixia está muy bien rodada, y el ataque con garras que es de lo mejorcito, rodado con ritmo, con gore y mucha tensión.

La trama es algo engañosa, aquí Tabernero hace un poco, bastante, lo que le dá la gana, y la resolución es algo sorprendete, afortunadamente está bien rodada, lástima que decidiese rodarla tan oscura. Y esto unido al traje negro del asesino no nos permite disfrutar en su plenitud de este tramo final, aunque hay que reconocer que estamos ante un buen giallo patrio que debería tener mas reconocimiento del que tiene.

La mejor película dentro del género de Julio Pérez Tabernero, la idea de unificar el giallo, con el cómic y los héroes casposos de la época es formidable, lástima que tuviese tan poca distribución ya que se trata de un personaje que debería tener la fama de un Supersonic man, por citar al héroe patrio casposo mas conocido. Cualquier aficionado al giallo debería verla, sobretodo por lo curioso de su guión y formas, resultando un giallo ciertamente disfrutable y recomendable.

Busque También

Crítica- Al otro lado del espejo (1973)

Otra de las películas del Tio Jess que tiene diversas versiones, la española, que es la que comentaré, está protagonizada por Emma Cohen casi exclusivamente, la francesa donde aparece Lina Romay, que se suicida en lugar del padre de Ana y ya tenemos escenitas de sexo lésbico, y la italiana, donde se rodaron escenas de hardcore

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *