Home / Críticas / Crítica- Vikingdom (2013)

Crítica- Vikingdom (2013)

“Explotación casposa que sirve como entretenimiento justito, porque es mala y Malaya”

De la lejana Malasia, en co producción con los Estados Unidos, llega esta cinta de espada y brujería que aprovecha los recientes éxitos de títulos como “300”, “El señor de los anillos”, el tema de los vikingos o el personaje de Thor, con el cual nada tiene que ver tal y como conocemos del universo Marvel.

Pero ya sabe, el cine de explotación aprovecha todo lo que está de moda y lo entremezcla para llamar la atención o captar incautos espectadores. Cosa que, por otra parte, este título no consiguió. Y es que costó poco más de 15 millones de dólares y solo recaudó en salas medio millón, vamos un fiasco total y absoluto.

Además se rodó en 3D, pero no la vi en ese formato por lo que no puedo valorarlo. Si se supone que dará comienzo a una saga, pero después del descalabro en taquilla no creo que haya más partes, al menos de momento.

Encima su protagonista, todo un Dominic Purcell, está en horas no bajas, sino bajísimas. Tocó la cima con la serie “Prison break” pero se ha diluido en bajos presupuestos y papeles bastante desastrosos, como este que nos ocupa. Le acompañan otros rostros conocidos, tales como Craig Fairbrass, que ha participado en “Deranged” (2012) o “White noise 2 – La luz” (2007), Natassia Malthe, vista por “BloodRayne: El tercer Reich” (2011) o “Elektra” (2005), el especialista en artes marciales Jon Foo, que protagonizó “Tekken” en 2010 o Conan Stevens, actor secundario al que vimos caracterizado en la saga “El hobbit” como Bolg o el Guardián de la puerta.

Si nos atenemos a lo que se puede leer por la red acerca de este título es casi imposible que nos decidamos a verlo, ya que sus críticas son nefastas en su gran mayoría, y, en pocos casos, la ponen de entretenimiento sin pretensiones. Y un servidor se encuadra en esta última vertiente. Estamos ante una cinta mala, con mil  y una calamidades, las cuales comentaré posteriormente, que cumple como entretenimiento, más aún si no se le exige demasiado, porque si nos ponemos quisquillosos, esta cinta perdería por goleada.

Por lo que comencemos con sus problemas, o defectos, que no son pocos.

Las caracterizaciones. Hemos visto decenas de películas de vikingos, y no, no puede ser que por unas pelucas mal puestas todas las caracterizaciones den vergüenza ajena. Porque se pueden usar prótesis capilares, pelucas vamos, pero hay que ajustarlas y empastarlas con el personaje, sino de nada sirven. Aunque el “pelazo” que luce Purcell es peor aún. No sé si son extensiones o que, pero hace que el actor esté, si todavía, mas hierático en su interpretación.

CGI. De acuerdo en que se decida usar efectos digitales y que estos harán más destacable el resultado final de la película. Pero cuando no hay suficiente presupuesto, o conocimiento de que se quiere mostrar, es mejor usar otro estilo, ya que tenemos demasiadas escenas donde el CGI es calamitoso. Mejor ejemplo el infierno y su “Perro guardián”, vergonzoso no, lo siguiente.

La fotografía. Vale que queramos ir a un estilo tipo “300”, con un gran contraste, perfecto. Pero si no tenemos el presupuesto o la claridad de ideas necesaria para hacerlo, es mejor no crear una película oscura y contrastada tantísimo, ya que en post producción no puedes iluminarla a no ser que metas grano. Y claro, ¿que pasa? Que estamos ante una película ocre, contrastada en demasía y que deja una gama de colores apagadísimos. Así los efectos de rallos son todavía más cutres, ya que brillan, y no empastan con la oscuridad del resto de la película.

Las batallas. Entiendo, y acepto totalmente, que los héroes creen su grupito, y que estos tengan diversas licencias en sus batallas. Perfecto. Pero de ahí a que Yusry Abd Halim ruede unas batallas tan simples y mal, muy mal montadas es otro tema. No logro entender el cómo se nos muestran las diversas secuencias de nuestros héroes en el campo de batalla, ya que no tienen relación ni continuidad. De hecho hay personajes, especialmente Eirick, el protagonista, que aparece en diversos lugares que, supuestamente, están a distancias atroces. Y que no se me olvide su primer momento con el oso, copiado de Leónidas. Si, explotación al poder.

O mostrar las luchas a cámara lenta, o con paradas, tipo “300”, la explotación es constante, ya os avisé.

Caso aparte para la incursión de artes marciales. Ya que aquí el bueno de Jon Foo queda bastante retratado, y no por su estilo de lucha, sino por las pésimas coreografías. Al igual que los dos compañeros grandotes, los ultra musculados, cuyas luchas son bastante lamentables y arrítmicas.

Al menos Natassia Malthe si nos deja buenos momentos, algo es algo.

El guión. Si ya la historia es un batiburrillo entre la mitología vikinga, o eso dicen, y el cine de espada y brujería, el guión es de traca. Tenemos perlitas que dejarían helado al más pintado. Así no es de extrañar que el elenco luzca bien poco, más bien todo lo contrario, desluzca. Porque vaya perfiles que tuvieron que, intentar, salvar. Calamitosos, y me quedo corto. Y es que en este punto no sabría por donde empezar, ya que habría tanto que decir que es mejor solo apuntarlo, y que el responsable haga cura de humildad, porque vaya tela.

Thor. Lo siento pero debo centrarme en este personaje, un clarísimo reclamo. Aquí lo vemos con el pelo rojo, que junto al contraste de la película, que os comenté anteriormente, y el pelucón y postizo de barba es descacharrante. Súmale una armadura de latón, que visualmente se ve cutre, y añade un martillo, el mítico Mjölnir, que parece estar hecho en corchopán, pues imaginaos. Ni los rayitos, ni su violencia, aquí es el malo malísimo, ni nada nos evade de carcajearnos de este cutre personaje. Encima Conan Stevens no es buen actor, ni de lejos, así que imaginaos los resultados finales.

Mejor no seguir, ¿no creéis? Porque si tengo que centrarme en las cutre interpretaciones, lo de Purcell es realmente alucinante, que persona más inexpresiva y con menos carisma, tendría para rato. O en los personajes, que del mago de turno, Alcuin, no dije nada, y es mejor no hacerlo porque si Gandalf levantase la cabeza…

Eso sí, la cinta entretiene, y no me digáis porque. No se me hizo pesada en sus dos horas de duración, y la acción, más o menos, está bien distribuida en su metraje. Además otro acierto de Yusry Abd Halim es la violencia y la sangre que nos  muestra. Ya que si bien es cierto que hay mucho ordenador, esta violencia ayuda a disfrutar la cinta que, a fin de cuentas, no se me hizo pesada, y todos sus errores y calamidades no me parecieron tan descabellados ni tan problemáticos para poder disfrutar de esta película. Obviamente a los seguidores más cerrados de “El señor de los anillos” o “300” esta cinta les parecerá un sacrilegio y una bazofia atroz, pero como degustador de explotaciones y bajos presupuestos, solo he de decir que es una cinta cutre y mala, muy mala, pero que entretiene. ¿Y no es ese el objetivo de cualquier largometraje?
Que no quiero decir nada de “El Hobbit”, que con, mucho, más presupuesto emparenta demasiado con esta y es menos entretenida, por cierto..

La Mansion del Terror - 5.5

5.5

Género; Aventuras - Fantasía - Espada & Brujería

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- Origen (2010)

Christopher Nolan es uno de los directores más en boga en este nuevo siglo, sus trabajos han cosechando grandes críticas y buenos resultados en taquilla, destacando sobremanera su nueva visión de Batman con las películas Batman begins, 2005, y El caballero oscuro, 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *