Home / Críticas / Cortometrajes / Grieta en la oscuridad (2013) “Flojas interpretaciones lastran este buen trabajo”

Grieta en la oscuridad (2013) “Flojas interpretaciones lastran este buen trabajo”

Maria Costa Rocher y Xavi Rull crearon la productora Noctambule Cinema en 2011 después de acabar sus estudios de cine y ver las pocas salidas que les ofrecía el mercado. Además la propia Maria, guionista y productora, ya tenía la idea de lo que sería “Grieta en la oscuridad” desde finales del 2008. Pero antes la Noctambule Cinema rodaría un cortometraje titulado “Daniel”, con, al parecer, algún elemento fantástico.

Así en 2012 forman un equipo de ex compañeros de estudios y se embarcan en la creación de “Grieta en la oscuridad”, contando con buenos elementos técnicos y diversas ayudas, el crowfunding esta vez sí dio resultados. Cosa de agradecer. Igualmente consiguieron contar con un elenco de cierto renombre. Así el protagonismo recae en Roger Berruezo, visto en la serie de Tv “Águila roja”, que está acompañado de habituales de la Tv, especialmente catalana, como Ferrán Rañé y Jordi Cadellans. 

La historia no es excesivamente original, de hecho vienen a la mente muchas ideas del giallo o del cine negro norteamericano, ochentero, y con toques del reciente torture porn, pero no esperéis gore, torturas ni nada por el estilo. Solo es un pequeño matiz, que pudo dar más de si… 
Además parece que la idea original fuese pensada para realizar un largometraje, ya que muchas de las ideas que se muestran quedan algo descolgadas en el montaje final. O parecen a falta de desarrollar. Véase la escena de la tienda con el dependiente, la cena, o el diálogo en la casa entre Carlos y Nora. 
De hecho hay algún que otro momento que no acaba de encajar, especialmente el referente al recuerdo de Carlos cuando está escondido en el armario, y recuerda una de las clases de Millán… Uno cree que es un salto raro, vamos que no hay nada que indique que estamos en un pensamiento… Y es que tenemos, en demasiados momentos, la sensación de querer contar una historia larga en veinte minutos. 

Lo que sí que hay que agradecer a este trabajo es la buena labor técnica que muestra. La dirección es solvente, aunque haya planos algo forzados y tratando de emular, a los que serán, directores de referencia de Xavi Rull. La fotografía está muy cuidada, la banda sonora cumple, y el montaje, aún pudiendo haber ayudado algo más al resultado final, no desentona. 

Pero el gran problema de este trabajo es lo flojo de las diversas actuaciones. No se si será culpa de la dirección de actores, que parece inexistente, o que los propios actores trataron de salvar sus personajes de forma fría y sobria. Así Roger Berruezo no llega a mostrar tensión, ni abatimiento. Y si bien su perfil está bastante bien creado, su interpretación lo deja en mal lugar. Y casi pasa igualmente con el resto del elenco, perfiles bien creados, pero mal interpretados. De hecho solo destacaría a Ana del Arco, la cual cumple en un papel secundario, es más, se come a Roger en las escenas compartidas. 

Por otra parte al tramo final le falta algo más de fuerza, o violencia. El mostrar a una persona torturada, y ya, nos deja con ganas de algo, bastante, más. Quizá haber incluido una escena gore hubiese ayudado a destacar este momento, y al corto en general. Porque el momento final, supuestamente lleno de tensión, no consigue tener dicha tensión. Es muy previsible y cuenta con un montaje algo flojo para lo que esta escena requería. 

De todos modos estamos ante un interesante trabajo dentro del género de Xavi Rull. Donde lo más destacado es la gran factura técnica, algo de agradecer y que da un empaque al corto. Solo espero que en su siguiente trabajo preste más atención a la dirección de actores. Elemento crucial para el devenir de un corto o largo. Buenas ideas hay, ahora hay que desarrollarlas de forma más dinámica.

La Mansion del Terror - 6.4

6.4

Género; Terror - Torturas - Asesino(s)

User Rating: Be the first one !

Busque También

Crítica- The night watchman. La mina (2016)

Me resulta muy molesto, y estoy siendo políticamente correcto, que me vendan una película de cualquier género cinematográfico como si fuese de terror, y más aún pintándola como terror clásico y contundente. Y resulte que de terror nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *